5 malos hábitos que arruinarán tu auto

0
560
Conduciendo

Las cosas te durarán más si las cuidas y los autos no son la excepción. Tener un automóvil descuidado o no prestarle la debida atención a sus funciones puede parecer un asunto insignificante, pero en realidad no lo es. Algo que parece inofensivo puede volverse, con el tiempo, un verdadero conflicto.

A continuación, te dejamos 5 hábitos nocivos que no debes hacer si quieres que tu carro te dure más:

1.Realizar una conducción agresiva

Acelerar de una manera agresiva no ayuda a ganar tiempo y tiene efectos negativos sobre tu automóvil. Se consume mucho más la gasolina, se calienta el motor y los neumáticos se deterioran. Este tipo de conducción no acabará con tu coche rápidamente, pero causará que los frenos se desgasten más de lo previsto.

Conductor

2.Arrancar el coche como si no hubiera mañana

Cuando arrancas el coche por las mañanas, sobre todo en la época de invierno, calentar el motor con una fuerte aceleración es una mala idea. El aceite y sus componentes aún no han alcanzado la temperatura absoluta y al estar menos protegidos acelerarán el desgaste en el motor del auto.

Manejar auto

3.Abusar del embrague

El embrague es uno de los elementos más importantes del vehículo. Como funciona por fricción, soporta varios desgastes cada vez que se pisa. Por eso no debemos apoyar el pie en el sin necesidad, esto ocasiona demasiado esfuerzo en el disco del embrague y todas las piezas que actúan sobre él.

Embrague

4.Retrasar el mantenimiento

Puede que duela gastar dinero en el mecánico, pero el mantenimiento de tu auto es primordial para su longevidad. El mantenimiento básico incluye el cambio de aceites y los filtros, así como los líquidos, es por eso que cada fabricante del vehículo debe especificar su rutina de mantenimiento.

Mantenimiento

5.Neumáticos gastados

Los neumáticos merecen un cuidado especial. Forman parte primordial del coche y es el único sitio que tiene contacto directo con el suelo. Por eso es recomendable no circular con neumáticos gastados. Si revienta un neumático mientras manejas puede ocasionar un accidente grave. Y si conduce un automóvil con llantas lisas, el riesgo se multiplica.

Llantas