Alza salarial

0
624

Como todos los años, en esta época, se empieza a discutir, entre el gobierno, trabajadores y empresarios sobre el monto del salario mínimo vital para el año siguiente. Y así estamos.  Más complicado resulta tomar una decisión en este sentido cuando la crisis es mundial y son pocas las compañías que han podido tener excelentes ganancias, como las cadenas de supermercados y las farmacéuticas, por ejemplo. El resto, ha tenido que despedir a la mayoría de  sus colaboradores, y muchas, apenas pueden subsistir, con la amenaza latente de que, si la situación empeora no les quedará más que cerrar sus negocios.

Siendo así las circunstancias, hablar de un alza de sueldos, cuando, para empezar, nunca ha sido un buen negocio para los trabajadores, no nos parece lo más acertado. Y decimos que nunca ha sido un buen negocio para ellos, porque lo poco que se aumenta no alcanza a cubrir los valores que, con este pretexto, casi toda la gente pone a bienes y servicios cuando comienza un nuevo año. Y este incremento suele ser de, al menos, en un 25%. Entonces, la lucha de los trabajadores por alcanzar un salario digno se queda siempre en la esperanza y en la desesperación, porque lo poco que significa el alza no guarda relación alguna con el disparo de los precios hacia arriba. Mientras los unos suben en escalera, los otros  lo hacen en ascensor.

Según publicación de Diario El Comercio, del 18 de este mes, “Un estudio sobre remuneraciones en el país estima que el próximo año no habrá un incremento salarial en la mayoría de empresas…” “…Apenas el 8% de las organizaciones consultadas (24 sociedades) tiene planificado aumentar la remuneración de sus colaboradores en el 2021. El promedio de incremento estimado es del 0,40%. En este grupo están compañías que pertenecen a los sectores menos afectados por la pandemia: farmacéutico, supermercados, multinacionales, entre otros. Por otro lado, el 42% de las compañías consultadas respondió que no tienen previsto hacer incrementos en el 2021 y el 50% todavía no ha definido su postura”.

Conforme a la fuente citada, “La Federación de Trabajadores Públicos y Privados (FTPP) propondrá que haya un alza salarial del 20%; es decir, que la remuneración básica pase de USD 400 a USD 480.00”. Hasta aquí la cita. Ideal sería subir los salarios en esa cifra, pero esto significaría crear un colapso más para las finanzas de los empresarios que, a duras penas, pueden mantener un porcentaje de la nómina habitual. Ya el pago mismo de los salarios en los montos actuales es un problema para una gran cantidad de empleadores, y contemplar un alza de esas proporciones pondría a más gente en la calle. No olvidemos que también se debe de pagar los décimos, vacaciones, fondos de reserva y aportes al IESS, es decir, no solo es el sueldo, lo cual difícilmente podrá ser enfrentado por aquellos que, a duras penas, alcanzan a cubrir los gastos del mes.

Al final, como en el evento de que el sector empresarial y el laboral no se pusiesen de acuerdo, toca al gobierno adoptar una decisión, lo cual convierte a esta discusión en un tema político, confiemos en que se adoptará la solución más sensata, la que más convenga a todos, a empleadores, empleados y desempleados, y, por supuesto al conglomerado en general.