Causas de la Independencia

0
415

La relación de causalidad, especialmente en los procesos sociales, se hace visible e innegable, mucho más, cuando el paso de los años permite tener una visión histórica ajustada a la verdad, tanto así, como para poder aceptar que ni surgen de un momento a otro, ni son producto de la voluntad personal de nadie.

La emancipación de las colonias españolas en América, no se escapa de esa condición, es decir, de la relación de causalidad que la hizo posible, de manera amplia, rotunda y generalizada, desde la primera década del siglo XIX.

Entonces, hay que considerar que, las causas de la independencia de América son de índole económica, política y social, para lo cual, necesitamos ubicarnos en el tiempo y el espacio correspondiente al fenómeno social que surgió como el movimiento independentista del Nuevo Mundo.

No hay que olvidar que, desde finales del siglo XV, con la llegada de Colón a tierras americanas, se configuró un sistema de explotación inmisericorde de toda la riqueza encontrada en esta parte del mundo, a favor de la corona española que había atravesado un período de debacle económica y, el hallazgo de América, le significaba la gran oportunidad de recuperarse.

Desde Europa, las monarquías imperantes de Inglaterra, Francia y España se disputaban la hegemonía mundial de aquella época, por lo que, esta última, impuso un monopolio para el comercio entre las colonias americanas y el viejo continente. Sumado a esta coyuntura, se perfeccionaban los excesivos impuestos al comercio, que generaban el malestar de los criollos, quienes, a pesar de los tributos que pagaban, habían logrado amasar fortuna y ese poder económico, les permitía tener también aspiraciones de autonomía política.

Las trece colonias norteamericanas que hoy constituyen los Estados Unidos de Norteamérica habían proclamado su independencia del imperio británico en 1776. Y, en Francia, con la toma de la Bastilla, había triunfado la Revolución Liberal Francesa en 1789. Estos dos acontecimientos fueron el germen ideológico para que soplen, cada vez más fuerte, los vientos independentistas en el resto de América.

Los ideales de Libertad, Igualdad y Fraternidad se pusieron en boga y se difundieron en escritos y proclamas de aquellos hombres que ahora son considerados como próceres de la emancipación.

Bolívar, Santander, Miranda, Espejo y San Martín, comulgaban las ideas libertarias y juntos, o por separado, empezaron el trabajo por la libertad.

Entonces, no cabe duda de que el proceso de liberación se maduró con el paso de muchos años, como resultado de la concurrencia de algunos factores económicos, geopolíticos, sociales y doctrinarios que tuvieron su parte. Como ejemplo está, la ayuda material que, los precursores de la libertad recibieron de Inglaterra, tanto en dinero como en armas, para derrotar a la monarquía española que le impedía tener una relación comercial fluida con las colonias americanas.

La rivalidad basada en las diferencias sociales entre los blancos nacidos en España y los blancos nacidos en América, fermentó la aspiración de los criollos por la libertad que, ya conocían y gozaban, los colonos explotados en el norte de América.

Desde 1592, con la Revolución de las Alcabalas; y 1765, con la Rebelión de los Estancos, se venía fraguando la independencia, como una manifestación de inconformidad con la explotación, es decir, por un aspecto eminentemente económico, que indiscutiblemente recayó en lo político, en lo social y en lo ideológico.