Un tipo de La Niña causaría lluvias que dejan destrucción

Las precipitaciones registradas en enero y febrero han superado los niveleses promedio de la época lluviosa de esos meses en los últimos 30 años. El impacto se siente, especialmente, en el centro y sur de la región Costa, como en las provincias de Manabí, Santa Elena, Guayas, Los Ríos y El Oro, causando deslizamientos, inundaciones, bloqueo de vías y más daños.

Al momento van 16 muertos, 4.026 familias afectadas, 3.798 casas con daños y 397 damnificados en este invierno, según el reporte de monitoreo de la Secretaría de Gestión de Riesgos, difundido ayer.

Esta época lluviosa está marcada por las condiciones oceanográficas del calentamiento en los extremos de la región oriental (costa de Ecuador y Perú ) y occidental (Australia), un ligero enfriamiento en la región central, acompañado de las condiciones atmosféricas de precipitaciones importantes en los extremos y escasa presencia de lluvias en la parte central.

Esto se configura en la presencia de La Niña Modoki, explicó un técnico del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), quien sostuvo que este tipo de fenómeno se ha dado en el 2008, 2012 y en este año.

El Inamhi presentó este informe en la reunión del Comité Nacional de Estudios Regionales para el Fenómeno El Niño (Erfen), el 23 de febrero.

En el boletín de esa cita se detalla que el ramal sur de la Zona de Convergencia Intertropical (ZCI), sumado a importantes anomalías positivas de la temperatura superficial del mar (aguas más cálidas de lo normal) frente a las costas de Ecuador y Perú incidieron en las lluvias intensas en la región Litoral central; mientras, el ramal norte (Esmeraldas) presentó poca actividad y nubosidad.

En otras zonas del país se observó déficit de precipitaciones, en tanto que en las regiones Litoral e Insular las lluvias fueron intensas. En Manabí, Santa Elena y Guayas sobrepasaron los niveles normales, de acuerdo con el Erfen.

Según las estaciones meteorológicas, en febrero, el promedio normal en Portoviejo (Manabí) es 143 milímetros, pero se registraron 268,8; en Quevedo (Los Ríos), de 449,7 subió a 577,3; en Guayaquil (Guayas), de 332,2 aumentó a 402,2; en La Libertad (Santa Elena), de 115,7 pasó a 344,9; y en Santa Rosa (El Oro), de 107,7 llegó a 224,1, según cifras del Inamhi.

Esta intensidad de las precipitaciones se prevé que persista durante este mes, de acuerdo con la estadística climatológica que revela que febrero y marzo son los más lluviosos en esta época, en el Litoral, refirió el técnico meteorológico.

Los fuertes vientos que han acompañado a las precipitaciones son parte de las tormentas eléctricas producidas por las cumulonimbus, es decir, por las nubes de gran desarrollo vertical. Antes de la lluvia, los vientos ascienden; cuando llueve se da la presencia de rayos, truenos y relámpagos, y cuando ya libera gran cantidad de agua en la superficie, descienden las ráfagas de viento, indicó.

En la Sierra también se han presentado precipitaciones que han superado los rangos normales en algunas ciudades. En la estación de Riobamba (Chimborazo) hubo un excedente de 138%; en Celica (Loja) fue de 128%; en Iñaquito (Pichincha), el aumento fue del 51%, entre otras.

Prensa Informa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.