Secuestros en México incrementa de 64.459 a 69.107

Exprés, colectivo, extorsivo y virtual: estas cuatro modalidades de secuestro afectan tanto a ricos como a pobres.

En México, se registraron más de 69.000 secuestros en 2016. Los delincuentes ya no miran el estrato social de las víctimas y extorsionan y violentan lo mismo a ricos y pobres, con tal de obtener ganancias de estos crímenes: síntoma de una sociedad que se descompone.

Las cifras de la ‘Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2017’ (Envipe), elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México, son contundentes: ese país ha pasado de 64.459 a 69.107 secuestros anuales.

Alberto Enrique Nava Garcés, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales, asegura que es uno de los delitos cometidos en México que más preocupan, porque su incidencia anual no disminuye y afecta a todo tipo de personas: “Muchas veces se cree” que el estrato de mayores recursos económicos es el único vulnerable, pero “el problema del secuestro ya pega en todos niveles sociales porque, simplemente, determinados grupúsculos de la delincuencia observan la posibilidad o el nicho de oportunidad para hacerlo”.

Este especialista advierte que, pese a las cifras de la Envipe, no hay una cultura de denuncia. En efecto, el ‘Informe de víctimas de homicidio, secuestro y extorsión 2017’ elaborado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública muestra que solo se han abierto 1.054 carpetas de investigación por secuestro.

Prensa Informa