Rusia halla caja negra y otros fragmentos del avión estrellado en el mar Negro

Una caja negra del avión militar ruso que se estrelló en el mar Negro el domingo con 92 personas a bordo fue localizada este martes, informó la agencia de noticias TASS.

Las autoridades rusas parecen haber descartado la hipótesis de un atentado y privilegian la de un accidente causado por un error humano o un fallo técnico. Los investigadores han dicho hasta ahora que un error del piloto o una falla técnica probablemente causaron el siniestro del Tu-154.

El ministerio de Defensa ruso precisó que fue hallada a una profundidad de 17 metros y a 1.600 metros de la costa por un aparato teledirigido Falcon.

“La principal caja negra fue encontrada a las 05:42 hora local en Moscú (21:42 del lunes en Ecuador), a 1.600 metros de la costa, a una profundidad de 17 metros”, precisó el ministerio ruso de Defensa, citado por agencias locales.

El registrador de vuelo será trasladado a la región moscovita para ser analizado por especialistas, según las mismas fuentes. Según una fuente citada por la agencia Interfax, la caja negra encontrada, “en buen estado”, es la que guarda los parámetros técnicos del vuelo y no las conversaciones en cabina.

Los investigadores seguían buscando este martes otra caja negra, así como los cuerpos de las personas que viajaban a bordo.

La labor del equipo de búsqueda, unas 3.500 personas que trabajan día y noche en la zona de la catástrofe, ya había permitido encontrar varios pedazos del avión, pero el hallazgo de la caja negra es una etapa primordial para entender lo ocurrido.

Las cajas negras de los Tu-154 no emiten señales de radio, lo que alarga el proceso de búsqueda. Asimismo, encontraron el motor y el tren de aterrizaje del avión.

Hasta el momento se han recuperado los cuerpos de 12 víctimas y más de 150 fragmentos.

Integrantes del Conjunto de Canto y Danza Alexándrov del Ejército ruso formaban parte de los 84 pasajeros a bordo de la aeronave, la agrupación se dirigía a Latakia, en Siria, para ofrecer un concierto previo al Año Nuevo ante los militares emplazados en la base de Hmeymim.

Nueve periodistas y la famosa defensora de los DD.HH. y activista humanitaria Elizaveta Glinka también murieron en el accidente, el cual no dejó sobrevivientes.

Vía: Telesur/AFP/gc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.