Ordenan evacuar pueblos cercanos a presa iraquí afectada por el terremoto

 

Las autoridades iraquíes ordenaron evacuar de manera urgente las áreas ubicadas bajo la presa de Darbandiján (noreste) después de detectar que el terremoto causó daños en esa central hidroeléctrica.

El sismo abrió grietas que se pueden apreciar en la superficie de la presa, según afirmó el director de esa central hidroeléctrica, Rahman Jani, en un comunicado.

El director explicó que debido a la oscuridad todavía no se puede saber la gravedad de los daños, pero hizo un llamamiento a la población que vive río abajo para que salga de sus hogares en previsión de cualquier emergencia.

Anteriormente el ministro iraquí de Recursos Hídricos, Saad al Yanabi, informó de que se produjeron corrimientos de tierra en una montaña cercana a la presa de Darbandiján, aunque tampoco tenía información acerca del estado de la presa. No obstante, aseguró que no se han registrado daños en la presa de Hamrin, que está cerca de Darbandiján, un hecho que consideró “tranquilizador”.

Escuelas cerradas el lunes

En Irán, las ciudades más afectadas parecen ser la de Qasr-e Shirin, en la frontera con Irak, en la provincia de Kermanshah, y Azgaleh, a unos 40 km al noreste, según informaciones difundidas por medios estatales.

“Estamos instalando tres campamentos de emergencias” en esta zona, declaró a la televisión estatal el gobernador adjunto de Kermanshah. Una treintena de equipos de rescatistas de la Media Luna Roja se estaban trasladando hacia las zonas afectadas, según la agencia de prensa oficial Irna.

Entrevistado por la televisión pública de camino hacia Qasr-e Shirin, Pir Hosein Koolivand, jefe del Servicio Nacional de Emergencias, indicó que “es difícil enviar equipos de socorro a los pueblos pues las carreteras han sido cortadas […], se han producido corrimientos de tierra”.

Según la página web de la radiotelevisión estatal, las escuelas permanecerán cerradas el lunes en las provincias de Kermanshah e Ilam, afectadas por el sismo.

En Irak, en Darbandajan, y en Irán, en la provincia de Ilam -fronteriza con Irak-, las autoridades instaron a los habitantes a dormir fuera de sus casas y, en algunos casos, a desplazarse, por precaución.

En algunas zonas de ambos países se cortó la electricidad por culpa del sismo.

En abril de 2013, se produjeron dos sismos en Irán, con unos días de diferencia, de magnitud 6,6 y 7,7, el más fuerte en ese país desde 1957. Dejaron una cuarentena de muertos en Irán y otros tantos en el vecino Pakistán. En junio de 1990, un sismo de magnitud 7,4 en Irán, cerca del mar Caspio (norte), causó 40.000 muertos y más de 300.000 heridos, y dejó sin hogar a medio millón de personas. En unos segundos, una superficie de 2.100 km2, donde había 27 ciudades y 1.871 pueblos repartidos por las provincias de Ghilan y Zandjan, quedó devastada.

Cuerpos de socorro siguen buscando personas atrapadas bajo los escombros.

Prensa Informa