Muere la actriz Debbie Reynolds a los 84 años

Debbie Reynolds, la alegre actriz que cantó y bailó con Gene Kelly en el clásico “Singin’ in the Rain” de 1952 y fue nominada al Oscar como la indomable heroína de “The Unsinkable Molly Brown”, ha muerto. Tenía 84 años.

Su hijo Todd Fisher confirmó que Reynolds falleció el miércoles, un día después del deceso de su hija, Carrie Fisher, a los 60 años.

“Ahora está con Carrie y todos tenemos roto el corazón”, dijo Fisher desde el Centro Médico Cedars-Sinai, adonde su madre fue trasladada de emergencia durante el día. Indicó que el estrés por la muerte de Carrie “fue demasiado” para Reynolds.

Reynolds disfrutó la cima del éxito en el espectáculo, pero también tuvo que soportar los abismos de la tragedia personal y la traición. Perdió a un esposo que la dejó por Elizabeth Taylor y otros dos maridos le quitaron millones de dólares. Fisher, que halló la fama perdurable en el papel de la princesa Leia en “Star Wars”, tuvo problemas de adicción y salud mental gran parte de su vida y murió en diciembre de 2016 tras sentirse mal en un avión y ser hospitalizada.

Reynolds y Fisher estuvieron disgustadas por años, pero se habían reconciliado hacia el final de la vida de la hija.

En el cine Reynolds ya era una superestrella desde muy joven. Tras dos papeles menores en Warner Bros. y tres de reparto en MGM, el jefe del estudio Louis B. Mayer la eligió para “Singin’ in the Rain” (“Cantando bajo la lluvia”), a pesar de las objeciones de Kelly, quien era su compañero de reparto y codirector. Tenía 19 años y poca experiencia para bailar, y estaría en la pantalla con dos de los más grandes bailarines de la época: Kelly y Donald O’Connor.

“Gene Kelly fue duro conmigo, pero creo que tenía que serlo”, dijo Reynolds en una entrevista con The Associated Press de 1999. “Tuve que aprender todo entre tres y seis meses. Donald O’Connor había estado bailando desde que tenía tres meses y Gene Kelly desde que tenía dos años… Creo que Gene sabía que yo tenía que ser obligada a superarme”.

“The Unsinkable Molly Brown” (“La inconquistable Molly Brown”) estaba basada en la vida de una chica de Colorado que salió de la pobreza hasta volverse rica y logró triunfar a pesar de la tragedia, incluido el hundimiento del Titanic.

El musical de Meredith Willson de 1964, con la desafiante canción de Molly “I Ain’t Down Yet”, le dio a Reynolds su única nominación a un premio de la Academia. También fue nominada a un Tony en 1973 con una reposición en Broadway del musical “Irene”, en el que también actuó su hija.

Luego de su transición de estrella en ascenso a estrella consolidada, Reynolds se volvió inmensamente popular entre las adolescentes e incluso más cuando en 1955 se casó con Eddie Fisher, el cantante pop cuyas admiradoras eran igualmente devotas de él.

Hicieron una película juntos, “Bundle of Joy”, que parecía reflejar el nacimiento de su propia hija, Carrie, quien años después se haría famosa como Leia, como autora de libros populares y como humorista. Los Fisher también tuvieron a su hijo Todd, nombrado así en honor al amigo cercano de Eddie, el productor Mike Todd, esposo de Taylor.

Durante este periodo Reynolds tuvo una melodía que alcanzó el primer lugar en las listas de popularidad, “Tammy” de 1957, la canción nominada al Oscar de su película “Tammy and the Bachelor”. Previamente en su carrera “Aba Daba Honeymoon”, un dueto cómico con Carleton Carpenter de la película de 1950 “Two Weeks With Love”, también llegó a los primeros cinco puestos de las listas de Billboard.

Sin embargo, el matrimonio de ensueño se terminó cuando Mike Todd murió en un accidente de aviación en 1958. Fisher consoló a la viuda y al poco tiempo anunció que dejaba a su esposa y a sus dos hijos para casarse con Taylor.

El mundo de las celebridades se escandalizó. Taylor fue criticada como una robamaridos y Fisher como un desertor de su familia. Reynolds se ganó simpatías como la víctima inocente, un papel que enfatizó cuando aparecía ante las cámaras de los noticieros con broches para pañales sobre su blusa. Una portada de la revista Photoplay de finales de 1958 afirmaba: “Sonriendo a pesar de sus lágrimas, Debbie dice: Todavía estoy muy enamorada de Eddie”.

La carrera musical de Fisher nunca se recuperó tras esto, pero Taylor, quien lo dejó por Richard Burton en 1962, siguió siendo una gran estrella. Y la carrera de Reynolds floreció en el cine. Actuó con Glenn Ford en “The Gazebo”, con Tony Curtis en “The Rat Race”, con Fred Astaire en “The Pleasure of His Company”, con Andy Griffith en “The Second Time Around”, con el elenco estelar de “How the West Was Won” y con Ricardo Montalban en “The Singing Nun”

Vía: AP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.