Max se degrada a tormenta tropical sobre territorio mexicano por el Pacífico

El huracán Max se degradó a tormenta tropical pocas horas después de haber tocado el territorio mexicano en la costa del Pacífico, informó el Centro Nacional de Huracanes estadounidense (NHC). 

Hacia las 00h00 GMT, la tormenta se movía a 13 km/h y presentaba vientos máximos sostenidos de 110 km/h, según el último parte del NHC. Max había tocado tierra en Guerrero como un huracán de categoría 1 y unos vientos máximos de 130 km/h.

Se prevé que cause fuertes lluvias en el estado sureño de Guerrero y el vecino Oaxaca, que fue sacudido por un terremoto de 8,2 grados de magnitud la semana pasada que dejó decenas de muertos en esa región.

El sismo golpeó también los estados de Chiapas y Tabasco, pero Oaxaca fue el más afectado, según autoridades.

Previo a la llegada de Max, pescadores y otros navegantes retiraron sus botes del mar en las playas de la bahía de Acapulco, conocida como la zona hotelera antigua o tradicional, que durante las temporadas vacacionales es visitada principalmente por turistas nacionales.

Una persistente lluvia y fuertes vientos mantenían ya a residentes y visitantes alejados de la playa desde temprano, mostró la televisión local.

“Estas lluvias torrenciales podrían producir inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra peligrosos para la vida”, advirtió el último reporte meteorológico.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua)de México dijo más temprano que también se esperan lluvias y rachas de viento de entre 70 y 80 km/h en los estados de Michoacán y Colima, que también tienen costa en el Pacífico, además de oleaje elevado.

En tanto, la compañía de electricidad estatal, CFE, informó que inició un plan de contingencia ante el paso de Max, desplegando a centenares de trabajadores y equipo de emergencia para atender eventuales afectaciones, principalmente en Guerrero.

El NHC reportó además que otra tormenta tropical, Norma, se formó en el Pacífico y se ubicaba a unos 580 kilómetros al sur de Cabo San Lucas, en el noroeste de México.

La semana pasada el huracán Katia golpeó la costa de México en el Atlántico, y posteriormente se disipó en el centro del país sin causar mayores afectaciones.

A inicios de septiembre, la tormenta tropical Lidia dejó siete muertos tras su paso por el estado de Baja California Sur, en el noroeste de México.

Por su ubicación y su amplia línea costera, en el Pacífico como en el Atlántico, México es uno de los países más vulnerables al embate de los huracanes.

AFP