Marinos y técnicos laboran en el ABC del buque Guayas

El motor está siendo reparado, algunas velas sobre la proa se refuerzan. El personal pinta las barandas de la cubierta y de las salas de máquinas. Estos trabajos se realizan en el Buque Escuela Guayas como parte del mantenimiento que recibe la nave antes de cada travesía.

El buque se alista para cumplir su crucero de instrucción número 30, el próximo 16 de mayo. No obstante, el mantenimiento continuará por unos días más. A fines de abril estará óptimo para navegar durante 112 días, pasando por seis puertos del centro y norte de América, según Walter Gómez León, capitán de navío de Estado Mayor y comandante hace un año de la nave.

La embarcación está anclada en el muelle de la Base Naval Sur, junto al buque Morán Valverde. El motor, una de las partes más importantes del buque, llegó a las 22.500 horas, luego de 12 años de trabajo (desde el 2005), y está siendo reparado ya desde hace un mes.

Se dio mantenimiento al casco. La parte inferior de la embarcación, la que está en contacto con el agua, hace unas tres semanas. Como el velero pasó diez meses en el mar, durante el periplo Vuelta al Mundo, de mayo del 2015 a marzo del 2016, se renovó la pintura protectora, indicó el capitán Gómez.

Todo se revisa, los circuitos sanitarios, de producción de agua dulce, la planta de tratamiento de aguas servidas, así como la parte estética, madera del piso, pintura, más los sistemas de navegación a vela…

Un personal naval, subido en uno de los cuatro postes de madera del buque, colocaba ayer una de las 23 velas –que tienen 1.300 m²– ya reforzada.

Las velas restantes están desarmadas en la proa para revisarlas e identificar si necesitan coserlas en algún punto.

El BAE zarpará de Guayaquil el 16 de mayo, y de ahí navegará en la ruta hacia el canal de Panamá, pasando por los puertos de Norfolk (Estados Unidos), Boston (Estados Unidos), Quebec (Canadá), La Habana (Cuba), Balboa (Panamá) y Guayaquil. El arribo será el 5 de septiembre.

Ese tiempo de navegación será también para el proceso final de instrucción de los 58 guardiamarinas que terminan el cuarto año de la carrera. “Cuando regresemos estaremos cerca de tiempos de huracanes, hay que tomar previsiones, probablemente nos enfrentaremos a condiciones adversas que van a forjar su temple”, dijo el capitán Gómez.

A bordo del buque irán 16 oficiales, 92 tripulantes y 58 guardiamarinas (12 mujeres). También personal de las tres ramas de las Fuerzas Armadas y dos oficiales de intercambio de Chile y México. Asimismo, un ecuatoriano irá en un velero extranjero.

El crucero se realiza por una invitación de la organización Sail de Estados Unidos y participarán unos 20 veleros.

En puertos
El buque abre sus puertas en todos los puertos para las visitas protocolarias, de compatriotas y público. Ahí exponen la música, productos y gastronomía local.

Prensa Informa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *