Los brazos del Cristo se soldarán en Guayaquil

Será una fiesta incompleta. Las cuadras en las que se realiza la regeneración urbana al sur de Guayaquil no estarán culminadas el 17 de diciembre, el día en que se inaugurará el monumento al Cristo del Consuelo, que llega las primeras horas del lunes a la ciudad, desde Quito.

La curia coordina la jornada. Quieren hacer un acto apoteósico, por considerarse un momento icónico para la fe, adelanta a EXPRESO Wilfrido Matamoros, gerente de la Fundación Siglo XXI, encargada de la obra que se enlista en las celebraciones del Bicentenario de Guayaquil.

El día del acto habrá una procesión de la iglesia al monumento. Está previsto que la imagen original participe en ese recorrido. “Será la primera vez que saldrá en una fecha que no sea Viernes Santo”, afirma Matamoros.

Ese recorrido se realizará por una ruta alterna a las calles que la entidad que preside el funcionario regenera actualmente, pues allí los trabajos terminarán recién en febrero próximo.

Se tiene previsto rehacer veredas y bordillos, delimitar una franja del carril para ciclovía, desde la calle Buena Fe hasta la 11, regenerar el parterre central de la calle Buena Fe, con diseño paisajístico, áreas verdes y parqueos, colocar 36 postes ornamentales, instalar 52 basureros, sembrar 169 árboles y enlucir y pintar las fachadas de las viviendas del área intervenida. Todo eso estará listo para la próxima Semana Santa.

Queda menos de un mes para la jornada inaugural del monumento y aún hay mucho trabajo. Hoy mismo, el escultor Nixon Córdova iniciará el embarque del gigante. “Se ha previsto formar una caravana de dos camiones y un carro mediano que abrirá camino”, adelanta el artista, que estará en la ciudad esta semana para el inicio de los trabajos que faltan.

Uno de los camiones transportará los brazos, que miden 6 metros cada uno, y el otro llevará el cuerpo, que tiene una extensión de 15 metros. Será un viaje lento, de al menos 15 horas, pues debe hacerse con todos los cuidados posibles.

Está planificado que el montaje se realice hoy por la tarde. Al menos 15 trabajadores, que ayudaron al artista trasladarán el nuevo emblema de la fe guayaquileña.

Una vez que el Cristo pise la urbe, se iniciará la última etapa de labores para su ubicación en el templete que lo espera en Cisne 2. “Es un trabajo de al menos tres semanas”, adelanta Córdova.

El Cristo será ubicado en una plazoleta, con la respectiva iluminación.

Esto es solo el complemento de un proyecto arquitectónico con el que se pretende cambiar la imagen del sector.

Los trabajos de regeneración urbana empezaron hace dos meses. Comprenden un kilómetro, desde la bajada del puente de la calle A, transitando por la calle Balsas, luego por la calle Buena Fe, hasta llegar a la explanada donde se levantará el Cristo, en el Centro de Atención Municipal Integral (CAMI), donde además habrá un parque.

Esta obra consta en la agenda de las herencias urbanísticas por los 200 años de Independencia junto a Guayas y Quil.

Vía Expreso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *