La tragedia del Chapecoense pudo ser peor: controladora Yaneth Molina

Janeth Molina, la controladora que atendió la llamada del avión donde viajaba el Chapecoense, habló por primera vez, lo hizo con 6AM Hoy por Hoy de Caracol Radio, y contó lo ocurrido el 28 de noviembre pasado cuando un avión de la empresa LaMia se estrelló en La Unión, Antioquia, y generó una tragedia a 71 deportistas y periodistas.

Reveló que lo ocurrido pudo ser peor. El avión LaMia– según su relato- al momento de precipitarse estuvo muy cerca de tres aviones comerciales que sobrevolaban el área de La Unión, Antioquia, donde ocurrió el desastre.

“… Fueron 71 víctimas, pero el avión estuvo demasiado cerca, debajo de las otras aeronaves (que sobrevolaban por la zona), entre ellas, dos de Avianca. Yo les digo a las tres aeronaves comerciales que giren de inmediato y que salgan de la trayectoria (para evitar que la tragedia fuera peor)”, reveló la controladora, quien expresó que hoy, después de lo ocurrido, se siente mucho mejor y ha logrado superar el hecho.

Detalló que su turno ese día fue rutinario, recibió la posición, empezó a controlar, salió a tomar alimentos y después retomó el trabajo.

“Más adelante es cuando conozco que una aeronave de Viva Colombia que cubría ruta San Andrés- Bogotá se regresaba a Rionegro por una alarma de fuga de combustible. Teniendo en cuenta que había malas condiciones, ratifico la información y decido ingresar a la aeronave dándole prioridad en su aterrizaje. Se activaron protocolos de seguridad”.

Hasta ahí no tenía contacto con el avión de Lamia, según la controladora. “Pasan los minutos y empiezan a evolucionar más aeronaves en el espacio aéreo de Rionegro: hay una de LAN, Avianca, y posteriormente recibo la transferencia del vuelo de LaMia. Me hacen el llamado, les informo que hay una aeronave que está haciendo la aproximación. En ese primer llamado no me dicen nada raro desde la aeronave”, manifiesta la controladora.

“El piloto en ningún momento me notifica nada, se le dan instrucciones, se le dice que se presentan demoras por la situación del Viva Colombia, pero él no notifica nada, se nota muy tranquilo. A él se le estaba dando un tratamiento normal porque no me notificó nada. Se le suministraron instrucciones para la aproximación”.

Posteriormente, el piloto reportó que tenía una prioridad. “El avión de LaMia empezó su descenso sin ningún tipo de autorización y es cuando observo que se le fue prácticamente encima a las otras aeronaves. Yo llamo al avión y me notifican la emergencia”.

Janeth dice que guardó la compostura, la tranquilidad y no lloró, como se ha informado. Tenía tres aeronaves sobrevolando la zona y en posible riesgo de estrellarse con el avión de LaMia.

“En el momento que el piloto notifica la emergencia, lo único que busco es limpiarle la trayectoria. En este momento fueron 71 víctimas, pero estuvo demasiado cerca, demasiado encima de las otras aeronaves, pudo ser peor”.

Y agrega: “Yo le continúo haciendo llamadas al piloto, pero no respondía. Se activaron los protocolos de emergencia, se hicieron todos los contactos necesarios para informar que la aeronave no respondía. Yo respiré profundo, tenía que continuar prestando un buen servicio y lo hice”. Su decisión fue subir a las otras aeronaves y dirigirlas hacia Bogotá.

Janeth dice que su labor de controladora le encanta, es su pasión y continuará prestando un buen servicio. En enero se reincorporará a su trabajo.

Vía caracol.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.