La tasa aduanera se cobrará con una fórmula matemática

Preocupación ha generado en empresarios, asambleístas y diplomáticos la aplicación de la tasa de USD 0,10 que se fijó sobre todos los productos de importaciones y que regirá desde el 13 de noviembre.

La norma para su aplicación se publicó este miércoles, 8 de noviembre, en el Registro Oficial 115 y establece una cantidad a pagar por producto, con base en una fórmula especial. Para ello se divide el peso de cada artículo, declarado en gramos, para una unidad de control, también en gramos, establecida por la Aduana. La unidad en gramos consta en la descripción de cada ítem en el sistema informático de la Aduana. El valor que resulta de esa fórmula se multiplica por los USD 0,10 de la tasa.

Según la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), una televisión de 32 pulgadas tiene un peso de 11 070 gramos y su unidad de control es de 200 gramos. Aplicando la fórmula el monto a pagar es USD 5,5. Este gremio considera que la medida impactará al sector productivo y al consumidor. Aumentarán los precios de fabricación para las industrias y tanto los bienes finales importados como los fabricados en el país, con insumos extranjeros, incrementarán de valor. Mauro Andino, director de Aduana, indicó que la tasa responde a la prestación, por parte de la entidad, del servicio de lucha contra el contrabando.

Con la aplicación de este canon más la fijación de aranceles mixtos para 375 partidas, el Gobierno espera recaudar unos USD 900 millones al año. Los importadores todavía no tienen un cálculo exacto del impacto de la medida. En Guayaquil, Cristina Álvarez, administradora de la Importadora Aliap, que oferta artículos de repostería, indicó que están a la esperan ver cómo se aplicará el cobro para determinar si afectará o no al negocio.

Mientras que en Importadora Jurado consideran que el valor de la tasa es baja y no tendrá mayor impacto en el costo final de los bienes, que en este caso son principalmente adornos y artículos de papelería. Entre los empresarios, sin embargo, hay preocupación sobre el impacto de la medida en los productos importados para la industria. Ante ello Andino dijo que, por ejemplo, en el caso de las materias primas el impacto es bajo.

También indicó que existen excepciones para la aplicación de la norma. Entre estas se encuentran los féretros que contengan cadáveres, muestras de carácter no comercial, materiales médicos, prótesis, órtesis para personas con discapacidad, objetos y piezas del patrimonio cultural del estado, fluidos, tejidos y órganos biológicos humanos; donaciones provenientes del exterior a favor de las instituciones del sector público o del privado sin fines de lucro destinadas a servicios de salud, alimentación, educación; envíos de socorro por catástrofes naturales, entre otras excepciones.

También se incluyen dentro de este grupo los productos que se reimporten, porque salieron del país para mostrarse u ofrecerse; los productos que lleguen bajo el régimen de admisión temporal para perfeccionamiento activo. Es decir, máquinas, insumos y otros productos que traen las industrias o los exportadores para sus procesos productivos.

Además, todos los artículos que ingresan las personas por frontera o por terminal aérea como efectos personales. Apenas se conocieron estos y otros detalles de la tasa se generaron reacciones en la Comisión de lo Económico de la Asamblea, a la que Andino acudió para explicar sobre el proyecto de ley para impulsar la reactivación económica del Ecuador.

El Director fue cuestionado sobre los problemas de subvaloración y aplicación de la tasa aduanera. Las críticas vinieron tanto del oficialismo como de la oposición. Henry Kronfle (PSC) fue el más molesto. “¿Se va a ir de esta mesa sin explicar cómo opera la tasa? ¿Cómo va a determinar la unidad de valor dentro de las partidas para cobrar esa tasa de 10 centavos? Se va sin explicarlo, y nadie entiende la aplicabilidad más allá de que usted tenga en su mente valores recaudatorios. Eso es inaceptable”. La situación también se ventiló en el ámbito diplomático.

Ayer, el ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana y la canciller, Fernanda Espinosa tenían previsto reunirse con los embajadores de EE.UU., Todd Chapman, y de la Unión Europea, Marianne Van Steen, para hablar sobre las medidas.

Prensa Informa