La Casa Blanca desvía fondos para encontrar una vacuna contra el virus de Zika

El gobierno de Obama declaró recientemente que estaba desviando 81 millones de dólares de investigación biomédica, programas de atención a la salud y de combate a la pobreza para costear el desarrollo de una vacuna contra el zika; son medidas extraordinarias puesto que el congreso estadounidense no ha aprobado un nuevo financiamiento para enfrentar el virus.

Sylvia Mathews Burwell, secretaria de Salud de Estados Unidos, señaló mediante una carta a los miembros del Congreso que, sin esos fondos, muchos organismos se quedarían sin dinero a fines de mes para enfrentar esta enfermedad.

Eso implicaría que se detendría el desarrollo de una vacuna en un momento crucial, puesto que los casos de infección de zika contraída dentro de Estados Unidos están aumentando en Miami.

Hasta hace dos semanas, se habían notificado 7350 casos de zika dentro de ese país, la mayoría en Puerto Rico, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Burwell afirmó que han nacido 15 bebés con defectos congénitos relacionados con el zika. El virus puede causar un desarrollo cerebral anormal y otros defectos graves en los hijos de madres contagiadas.

Este año, el presidente Barack Obama y los republicanos del congreso han estado en desacuerdo respecto al zika. En febrero Obama solicitó 1,9 mil millones de dólares de fondos de emergencia. Los republicanos protestaron y exigieron que se diera un informe más detallado sobre el uso de ese dinero.

El mes pasado los demócratas bloquearon la discusión de una medida republicana que habría destinado 1,1 mil millones de dólares a combatir el zika pero que incluía disposiciones que prohibían otorgarle fondos a Planned Parenthood para proporcionar métodos anticonceptivos en relación con el virus, que puede transmitirse vía sexual.

Eso hizo que la Casa Blanca desviara 589 millones de dólares provenientes de los fondos para combatir el ébola para que se usaran en iniciativas contra el zika, y aproximadamente dos tercios de ellos se destinaron a su uso dentro de Estados Unidos.

Burwell dijo que su departamento había usado la mayor parte de ese dinero y para finales de agosto ya habrían agotado esos fondos. The National Institutes of Health anunció hace unos días que ya habían comenzado los estudios clínicos para una vacuna contra el zika en 80 pacientes y esperan iniciar la segunda fase en “países donde el zika es endémico” a principios de 2017.

Los funcionarios han señalado que, si no hay más fondos, la investigación se detendrá a medio camino.

New York Times

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *