La carencia de lluvias seguirá golpeando al agro

Los agricultores siguen soportando golpes por el cambio climático. El enfriamiento del océano Pacífico central ecuatorial que comenzó en diciembre del 2015, y que es un evento contrario al fenómeno de El Niño, ha provocado una menor evaporación y una carencia de nubes de lluvia, lo cual afecta el recurso hídrico necesario para los cultivos en el país.

Pero el efecto tiende a prolongarse por las condiciones atmosféricas actuales. El aumento de los vientos en el océano Pacífico condicionan para que las nubes ingresen a la zona costera, y en consecuencia no haya lluvias y la “sequía” en el agro continúe.

Así lo explica Franklin Ormaza, oceanógrafo y exsubsecretario de Pesca, quien analiza los acontecimientos climáticos que se han presentado durante el año y prevé que el periodo invernal, que inicia generalmente las últimas semanas de diciembre, será escaso.

“Manabí tiene más de tres meses con problemas de agua. Hay que recordar que aunque sea verano siempre está lloviendo en la costa, pero esta vez han sido nulas las precipitaciones. También en Loja, en parte de Los Ríos y Guayas se ha visto esta carencia de lluvia que ha dado lugar a la sequía. En el agro, los campesinos que han sembrado pensando que va a llover, desde las últimas semanas de diciembre y en los primeros días de enero, van a perder su inversión”, lamenta Ormaza.

Para el experto, podríamos estar cerca a un fenómeno de La Niña con características débiles. “Enero va a ser un mes pobre en agua. El fenómeno podría extenderse hasta febrero y marzo”.

Raúl Mejía, coordinador regional del Guayas del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), comenta a Diario EXPRESO que durante el último trimestre del año se presentó un “déficit hídrico” por las escasas y nulas precipitaciones.

No obstante, aún no se puede prever si la tendencia continuará. “No podemos hablar todavía de sequía. Para hablar de ella tendremos que ver qué sucede hasta febrero, pues según nuestro modelo de análisis desde el 10 de enero podremos ver precipitaciones, que aumentan en febrero”.

Prensa Informa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *