Israel monta en cólera por resolución en la Unesco sobre Jerusalén

El gobierno de Israel, a través de su ministro de Educación y Cultura, Naftalí Bennett, decidió suspender toda colaboración con la Unesco (Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) en respuesta a una resolución aprobada el jueves que sostiene que la llamada Explanada de las Mezquitas, para los musulmanes, o Monte del Templo, para los judíos, no tiene ninguna vinculación para los hebreos.

Bennett acusó a la Unesco de aportar un “apoyo inmediato al terrorismo islamista”, según se sostiene en una carta dirigida a la directora general de esa organización, Irina Bokova, y que fue publicada en Twitter. A continuación anuncia la suspensión por la comisión israelí de la Unesco de “todas sus actividades profesionales con la organización internacional”.

Además el ministro sostuvo que “los terroristas de mañana pueden recibir inspiración y legitimación en el acto deplorable de la Unesco” y pidió que el mundo se levante “abiertamente y en voz alta” contra la resolución presentada por Palestina. “Ignorar la historia judía en Jerusalén es el primer paso hacia un mundo apaciguado a los que se oponen al pluralismo religioso y cultural”, afirmó el ministro israelí.

La resolución fue adoptada el jueves por el Consejo Ejecutivo de la Unesco, compuesto por 58 países. Sostiene que el lugar en cuestión ubicado en la Ciudad Vieja de Jerusalén y estuvo bajo control jordano hasta la guerra de 1967, después de lo cual fue anexado por Israel, no tiene vínculos con el judaísmo y se limita a considerarlo como centro de culto del Islam. El texto fue aprobado por 24 votos a favor (entre los que se contaron Egipto, Argelia, Marruecos, Líbano, Omán, Qatar y Sudán), seis votos en contra (Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Holanda, Lituania y Estonia), 26 abstenciones y dos ausencias, e incluye una enérgica condena a Israel por la gestión de los lugares sagrados de Jerusalén.

Considerado el tercer sitio más sagrado del Islam tras La Meca y Medina, la mezquita fue erigida en el lugar en el que la tradición judía ubica los dos templos bíblicos, el de Salomón y el de Herodes.

Israel permite el acceso de los musulmanes a la Explanada de las Mezquitas (donde se encuentra el Domo de la Roca y la mezquita de Al Aqsa)  para que puedan orar, si bien en ocasiones se producen restricciones por motivos de seguridad que determinan las autoridades israelíes. Según la tradición judía la roca que cubre el domo es la misma donde Abraham estuvo a punto de sacrifica a su hijo, Isaac. Para los musulmanes, desde esa roca Mahoma ascendió a los cielos para reunirse con Dios.

La Tercera

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.