Guayaquileños piden los ayuden a volver de Perú

Carlos Moreno y Gastón Cano, ambos hinchas de Emelec, duermen en las calles teniendo de cobijas sus vestimentas y tratando de sobrevivir con la ayuda de quienes les tienden la mano en Perú. Estos días han peregrinado entre Chimbote y Lima, aguardando pronta ayuda para retornar a Ecuador.

Ellos son parte de un grupo de hinchas de ese equipo eléctrico y de comerciantes y turistas que llevan al menos seis días viviendo una pesadilla en el vecino país, golpeado por las lluvias. Los hinchas, después de un partido de Copa Libertadores en Arequipa, el regreso de estos hinchas fue obstruido por la destrucción de vías y puentes en el norte de Perú.

“Hay saqueos, desesperación, varios compañeros han sufrido intentos de robo, a otros les han robado, los puentes quebrados, no se puede seguir avanzando…”, contó Moreno, quien ayer viajó con un grupo de Chimbote a Lima en un avión de la Marina.

Afuera del Consulado ecuatoriano en Lima contaron lo que han debido pasar estos días. Varios han sufrido el robo de documentos, ropa y no tienen dinero ya que el viaje fue planeado para una semana.

Cano y Moreno contaron que cuando circulaban por la localidad de Casma, el bus de placa ecuatoriana que los llevó desde Guayaquil a Arequipa y que los traía de retorno no pudo seguir por el desborde de ríos.

Dejaron abandonados al bus y al chofer que los transportaba. Y entre Casma y Chimbote, el grupo caminó siete horas y con ayuda de una combi llegó al último poblado. Allí, autoridades locales los acomodó varios días en una casa de acogida. “Nos dio tanta pena dejar al chofer, pero teníamos que avanzar”, dijo Moreno. De Chimbote a Trujillo la fila de autos y camiones aguarda en las vías obstruidas. Ahí decidieron parar.

“Hoy pudimos comer un seco de carne y caldito de avena que nos dio una señora, antes estuvimos con agua, agua, agua y agua…”, narró Cano, quien pedía atención, ya que entre ellos hay dos embarazadas, Victoria Cedeño y Maylín Morán.

En Chimbote, hasta ayer aún permanecía otro grupo de cincuenta aficionados. Gabriel Guevara, desesperado por volver a casa, por mensajes de WhatsApp pedía ayuda económica a la espera de un avión que los desplazaría hasta la población fronteriza de Tumbes, a 30 minutos de Ecuador.

Él como el resto se quedaron sin recursos. Bajo árboles aguantando sol y lluvias durmieron los últimos días. Se mantiene en grupos para evitar robos por la desesperación de la población, relató.

Dos días fueron recibidos en una casa de acogida con ayuda del Cabildo local.

Carreteras
Según los hinchas consultados, en las vías cerradas les manifestaron que en unos veinte días se espera que estén habilitadas, dependiendo de las lluvias. La noche del jueves, un grupo de 29 seguidores del club azul pudo retornar al país.

Prensa Informa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.