Enrique Álvarez Jara: Las apariencias

No nos cabe la menor duda de que, aquel viejo refrán, que reza: “LAS APARIENCIAS ENGAÑAN” tiene un contenido de total veracidad.

Hay ocasiones en que, por la natural y consustancial necedad del ser humano, queremos contrarrestar esa verdad absoluta, con el contenido de otro viejo adagio que dice: “TODA REGLA TIENE SU EXCEPCIÓN”.

El transcurso de los días, los meses y los años, dejan caer el velo de falsedad de quienes se presentan como una opción válida para cambiar, y queda completo y claro, el dibujo de hábiles aprovechadores de circunstancias que hundían, arrastraban y confundían, hasta la desesperanza y la indignación, por la oprobiosa práctica de un “servicio” que siempre apuntó hacia lo personal.

Estaban dadas las condiciones para que, el despecho, active los impulsos y oriente las preferencias hacia el nuevo.

De dónde salió, quién es, qué hace, qué hacía, qué quiere?…Nadie estaba en la capacidad de definirlo claramente. Por ese antecedente, la única base de persuación que estaba al alcance de la mano, era su discurso elocuente.

Entonces, reverdeció la esperanza. La vida enardecida, más que por el nuevo seductor, por la ignominia del negligente, corrupto y descalificado, cayó convencida de que había hecho la mejor elección de su vida.

Pero, como en el matrimonio del astuto vividor con la ingenua heredera de una incalculable fortuna, el desencanto se empezó a sentir al poco tiempo de terminada la luna de miel.

El novio, y ahora flamante esposo, no ha sido tan pulcro como se pintaba. Realmente no es un caballero; ni usa un lenguaje adecuado; es más bien soez y procaz. No ha sido tan prudente como se veía; ha sido caprichoso, terco y engreído.

El móvil del matrimonio no fue un amor verdadero, tan sólo fue la codicia del pobretón ávido de fama y fortuna, que utilizó la gran mentira para convencer.

La novia se dio cuenta de su triste realidad, pero un poco tarde. Y supo finalmente que LAS APARIENCIAS la engañaron; y, que el nuevo nunca fue LA EXCEPCIÓN de la regla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.