Enjambre de sismos responde a ROTURA provocada en abril

El sismo de magnitud 5,7 en la escala de Richter que se registró a las 02:11 de este lunes frente a las costas de Atacames, en Esmeraldas, habría roto un poco más la zona de falla superficial que se había ya activado a principios de este mismo mes de diciembre.

Así explica Alexandra Alvarado, directora del Instituto Geofísico (IG), la serie de sismos producidos en Esmeraldas y que hasta el mediodía del lunes sobrepasaban las 30 réplicas con magnitudes que iban de 2,9 a 4,2.

Según Alvarado, la falla, que se ubica sobre el continente y no en la interfase de las dos placas, probablemente se reactivó por el sismo de magnitud 7,8 del 16 de abril pasado.

“Esta falla ya existe desde hace miles de años, pero con el sismo de abril pasado lo que hizo es generar fuerzas que se fueron acumulando en esta zona específicamente. Esta está liberando paulatinamente energía con sismos de estas magnitudes”, explicó.

Manifestó que desde los primeros días de diciembre de 2016 empezó la liberación de energía con pequeños sismos. Muestra de ello, dijo, el 12 de diciembre pasado ya habrían existido sismos de hasta 5 grados Richter que fueron sentidos por la población y hubo susto.

Para Alvarado, los daños que se habrían provocado en áreas como Atacames, Tonsupa, Esmeraldas, entre otras, se habrían dado por la poca profundidad del epicentro –más o menos a 5 km y muy cerca de las costas– y también por problemas en la construcción de edificaciones, que en algunos casos ya fueron dañadas por el terremoto de abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.