En plena crisis, Caracas inicia su retiro de la OEA este jueves

Venezuela finalmente cumplió sus amenazas. Este miércoles anunció que comenzará hoy su proceso de retiro de la Organización de Estados Americanos (OEA), en medio de las protestas que golpean a su gobierno.

El anuncio fue hecho este miércoles por la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, quien se pronunció después de que el Consejo Permanente de esa organización convocó una reunión de consulta de cancilleres de la región para estudiar la crisispor la que atraviesa el vecino país, una medida contra la que Caracas había mostrado una fuerte oposición.

“El día de mañana (jueves), tal como ha instruido el presidente Nicolás Maduro, presentaremos la carta de denuncia a la Organización de Estados Americanos e iniciaremos un procedimiento que tarda 24 meses”, declaró Rodríguez.

“Venezuela no participará en lo sucesivo de ninguna actividad, de ningún evento donde se pretenda posicionar el intervencionismo y el injerencismo”, agregó Rodríguez.

La misma canciller había advertido el martes en la noche que Venezuela se saldría de la OEA si el organismo decidía celebrar la reunión de cancilleres, si no se contaba con el aval de Maduro.

Pero la resolución para citar a los cancilleres fue aprobada por un grupo de 19 países entre los 34 miembros del ente hemisférico (más que la mayoría simple de 18 votos).
Argentina, Bahamas, Barbados, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, EE. UU., Honduras, Jamaica, Guatemala, Guyana, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y Uruguay votaron de manera afirmativa, pero sin establecer de momento la fecha precisa de la cita de ministros de Relaciones Exteriores. Otros diez se opusieron y cuatro optaron por la abstención. Con su decisión, Venezuela se convierte en el primer miembro de la OEA que pide su retiro de la organización. Cuba, por su parte, había sido excluida del sistema interamericano en 1962.

Si no actuamos, tendremos en nuestras conciencias los muertos presentes y futuros

En el 2013, Venezuela se retiró formalmente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), al denunciar la convención.

El proceso de separación tardaría dos años. Ademas, según el artículo 143 de la Carta de la OEA, Caracas tendría que pagar a la organización el dinero que adeuda en cuotas pendientes, que asciende a 8,7 millones de dólares.

Durante la sesión de la OEA, Caracas, a través de su representante ante este órgano hemisférico, Samuel Moncada, también amenazó con retirarse si la reunión de consulta terminaba realizándose.

“Los proponentes de esto no han entendido que la ayuda forzada es imposición. No aceptamos los resultados de una sesión que consideramos ilegal. Estamos haciendo todos los esfuerzos posibles, pero se persiste en violar los derechos de nuestra patria. Iniciaremos los trámites necesarios para separarnos de esta organización”, dijo Moncada.

El funcionario afirmó que su país estaba dispuesto a discutir la actual crisis, pero en el escenario de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (Celac), donde no tienen asiento ni EE. UU ni Canadá, pero sí Cuba.

El Salvador, que ostenta la presidencia de este grupo regional, acogió una solicitud que hizo Venezuela para otra cita de cancilleres el próximo 2 de mayo. Según Moncada, se trata del ambiente ideal, pues no existen las presiones de Washington.

Para los países que impulsaron la cita en la OEA, la reunión de la Celac es solo una maniobra de distracción, pues el órgano solo opera bajo consenso de todos. Es decir, basta con que un miembro no esté de acuerdo para que fracase la cita o se apruebe alguna tibia declaración que tendría que recibir el aval de Venezuela.

Además, según la canciller argentina, Susana Malcorra, no tiene sentido que Caracas considere que hay motivos suficientes para reunirse en el marco de la Celac, mas no cuando se trata de la OEA. “¿Por qué lo que es grave en un contexto no lo es en el otro? Estamos subestimando la gravedad de la situación (…). Si no actuamos, tendremos en nuestras conciencias los muertos presentes y futuros en este país. Tenemos una obligación colectiva de ayudar a Venezuela”, dijo la funcionaria, que asistió a la reunión del Consejo en Washington.

De acuerdo con el embajador colombiano ante la OEA, Andrés González, lo que sigue ahora es coordinar con los otros países miembros el mejor momento para citar a la reunión de consulta. Esta, en todo caso, no sería antes de la prevista en la Celac, en El Salvador. Y falta también ver quiénes terminan asistiendo al encuentro de la semana entrante, pues muchos países podrían bajarle el nivel enviando a delegados en lugar de cancilleres.

Aunque todavía quedan pasos por avanzar, la decisión del Consejo Permanente fue catalogada de histórica por algunos gobiernos, pues se adoptó pese a la oposición del país afectado.

Militares del país vecino piden refugio en Colombia

La Cancillería confirmó el miércoles que tres militares venezolanos acusados por el gobierno de Nicolás Maduro de deserción solicitaron refugio en Colombia desde el 7 de abril.

Alfredo José Rodríguez, José Alejandro Méndez y Ángel David Mogollón son los egectivos que a través de un video se declararon en rebeldía contra el Gobierno venezolano y huyeron de su país a finales de marzo. Los tres ya tienen salvoconductos que los acreditan como solicitantes de refugio.

El teniente Méndez le dijo a Caracol Radio que “la institución está diezmada” y que el “Gobierno quiere aparentar a través de los medios de comunicación un supuesto poder de fuego”.

También contó que previamente algunos militares acudieron a la OEA en busca de “apoyo y resguardo” y dijo que allí entregaron evidencias de las “irregularidades” que suceden en ese país.

Según la Cancillería, solo durante marzo pasado se presentaron 212 solicitudes de refugio de venezolanos en Colombia.

El carácter de solicitante de refugio le permite estar en el país bajo protección hasta que una comisión determine si otorga el estatus permanente o no.

El refugio se otorga si el solicitante ha salido del país por “temores de ser perseguido” por varios motivos, entre ellos las “opiniones políticas”; porque “su vida, seguridad o libertad han sido amenazadas”, o porque esté “en peligro de ser sometida a tortura u otros tratos crueles”.

La Comisión Asesora para la Determinación de la Condición de Refugiado, que es la encargada de tramitar este tipo de solicitudes, “efectúa una recomendación al Ministro de Exteriores”. De todas maneras, el Gobierno venezolano le ha pedido a Colombia que entregue a los “desertores” y que nos les brinden “asilo político”.

eltiempo.com.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.