El vicepresidente Jorge Glas irá a juicio en el caso Odebrecht

El vicepresidente de la República sin funciones Jorge Glas Espinel irá a juicio en un Tribunal de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), luego de que este martes el juez Miguel Jurado decidiera que sea incluido en esa fase del caso Odebrecht, por el delito de asociación ilícita.

Otros doce procesados también irán a juicio. Ellos son: el excontralor Carlos Pólit, Ricardo Rivera (tío de Glas), Carlos V., Gustavo M., Kepler V., José T., Édgar A., Ricky D., Freddy S., Alexis A., Diego C., y Ramiro C. Un total de 180 indicios que serán evaluados en la etapa de juicio fueron leídos por el juez Jurado durante la exposición del fundamento jurídico.

Luego del dictamen de Jurado, la Corte Nacional de Justicia debe designar, mediante sorteo, un tribunal conformado por tres jueces para la etapa de juzgamiento del vicepresidente Jorge Glas y del resto de procesados. Se inició, además, el proceso de extradición del excontralor Carlos Pólit.

Casi de inmediato, el abogado de Jorge Glas, Eduardo Franco Loor, aseguró que la resolución del juez Miguel Jurado es política y mantiene vacíos legales.  En el tiempo transcurrido desde que se cerró la instrucción fiscal en este caso se han resuelto varios recursos, en mayoría, interpuestos por Eduardo Franco, defensa de Glas. Al funcionario se le negó la sustitución de la prisión preventiva, un hábeas corpus, la recusación al juez Jurado y la ampliación y aclaración al rechazo a la recusación que presentó.

Ese Tribunal tendrá hasta antes del 2 de diciembre para convocar a audiencia de juicio y así no caer en el riesgo de la caducidad de la prisión preventiva que pesa contra Carlos V., Gustavo M., Kepler V., José T. y Ricardo Rivera, desde el 2 de junio pasado, día en el que fueron detenidos en diversos operativos. Glas fue apresado el 2 de octubre.

Del total de 18 personas procesadas en esta causa, solo trece pasaron a la etapa de juicio. La resolución emitida por el juez llegó 43 días después de que a Glas se le cambió la prohibición de salida del país por la orden de prisión preventiva en la Cárcel 4 de Quito y a 165 días de que se dio inicio a la instrucción fiscal con la detención de Rivera y cinco personas más.

Juicio en suspenso

Debido a que el delito de asociación ilícita no se puede juzgar en ausencia, el juez Jurado suspendió la etapa de juicio contra 4 procesados prófugos: Carlos Pólit, residente en Miami, Freddy S., Alexis A. y Ricky D.

El artículo 541 del Código Orgánico Integral Penal dice que la prisión preventiva no podrá exceder de seis meses en los delitos sancionados con una pena privativa de libertad mayor a cinco años. La asociación ilícita, según el COIP, prevé una pena de tres a cinco años y no puede ser juzgada en ausencia.

Poco más de tres horas le tomó a Jurado hacer la lectura del fundamento jurídico con que resolvió el llamado y trasladaba el proceso a un sorteo para que se conforme un Tribunal que llamará a audiencia de juicio.

Jurado debía pronunciarse respecto a dos temas: el dictamen abstentivo que Fiscalía emitió a favor de cuatro exfuncionarios de Odebrecht, entre ellos el delator José Conceição dos Santos, y el ecuatoriano José C.; y sobre si llamaba o no a juicio al vicepresidente Glas, a su tío Ricardo Rivera, al excontralor Carlos Pólit y a diez procesados más.

En cuanto a Santos, pese al convencimiento de la participación determinante de este en el mando de la estructura del delito de asociación ilícita, el obstáculo legal que originaba el que nadie puede ser juzgado o sentenciado dos veces por un mismo hecho, obligó a Fiscalía a no acusarlo. Él ya ha sido sentenciado en Brasil por estos hechos.

Fiscalía conforme con decisión de juez

Al final de la diligencia, Baca se mostró conforme con el llamado a juicio de los trece procesados, pues el juez acogió todos los elementos de convicción presentados para su acusación y además ratificó las nuevas medidas cautelares que solicitó, entre ellas, iniciar procesos de extradición, incautación de fondos y acciones con fines de repatriación.

El juez también descartó que se llame al expresidente de la República Rafael Correa y al procurador Diego García para testimoniar en este caso, como había solicitado el exasambleísta César Montúfar, acusador particular de Glas.

Según el análisis del juez, Correa y García no cumplían los requisitos para dar su testimonio, es decir, no tenían conocimiento, ni presenciaron el hecho.

Argumentos de la Fiscalía

El fiscal general del Estado Carlos Baca Mancheno explicó en los días previos que el esquema de sobornos que la empresa brasileña Odebrecht desplegó en Ecuador y once países más estaba dirigido a funcionarios públicos de diversos niveles jerárquicos, intermediarios y terceros que le facilitaban beneficiarse de forma ilícita de la adjudicación de obras.

La Fiscalía presentó el jueves pasado 26 elementos de convicción para acusar en grado de autores a los trece procesados que quedaban en el caso, luego del dictamen abstentivo que favoreció a cinco personas. Contra Glas presentó 28, contra Rivera 39 y contra Pólit 10.

La defensa de Glas, Eduardo Franco Loor, indicó que los elementos presentados por Baca no demuestran el delito de asociación ilícita del que se le pretende acusar a su cliente.

Parte de la teoría del caso de la Fiscalía señala que en 2011 Rivera se presentó ante Santos como intermediario de Glas, entonces ministro coordinador de Sectores Estratégicos. Allí ellos habrían acordado el pago de un “peaje” de entre el 1 % y el 1,3 % del monto total de todos los contratos de Odebrecht en los sectores estratégicos.

Un total de $ 13,5 millones, sostiene Fiscalía, habrían sido entregados por Odebrecht a Rivera, dineros que supuestamente tenían como beneficiario a Glas. Procuraduría habla de que Rivera, como intermediario de las negociaciones de Glas y Santos, recibió, entre 2009 y 2016, $ 16,1 millones.

Prensa Informa