El tercer iceberg de la historia se separa de su rumbo

Una gran grieta en la barrera de hielo Larsen C de la Antártida provocó que un iceberg que pesa un billón de toneladas —tercero mayor registrado en la historia— se desprendiera del continente a principios de julio de este año. El enorme trozo de hielo, denominado iceberg A-68, mide 5.800 kilómetros cuadrados, se desprendió de la Antártida tras una brecha que empezó a formarse en 2014.

Las nuevas imágenes capturadas a través de imágenes satelitales y publicadas por la NASA el 1 de noviembre en su cuenta de Twitter, muestran detalles deslumbrantes del iceberg A-68 a medida que se desplaza desde la Antártida, donde podría permanecer en mar abierto durante años.

Kathryn Hansen, una de las científicas de la NASA que sobrevoló el iceberg, confesó a Daily Mail que “sabía que iba a ver un iceberg del tamaño de Delaware, pero no estaba preparada para verlo desde el aire”.

Desde el momento del desprendimiento, los expertos han estado siguiendo el destino del enorme bloque una vez ha crecido la brecha entre el continente y la masa de agua congelada y han llegado a la conclusión de que si la distancia entre ambos continúa aumentando, es posible que la plataforma de hielo colapse.