EE.UU. bombardeó Siria con docenas de misiles Tomahawk

Estados Unidos disparó el jueves una andanada de misiles crucero contra territorio sirio como represalia por el atroz ataque con armas químicas ocurrido esta semana contra civiles. El presidente Donald Trump dijo que el ataque estadounidense era vital para disuadir el futuro uso de gas venenoso y pidió a otras naciones que se unan para “terminar con la masacre y el derramamiento de sangre en Siria”.

Fue el primer ataque directo estadounidense contra el gobierno sirio y la orden militar más drástica de Donald Trump desde que llegó a la presidencia hace poco más de dos meses. Al anunciar el asalto desde su residencia en Florida, el mandatario dijo que no había duda de que el presidente sirio Bashar Assad era responsable del ataque químico, el cual, agregó, empleó gases prohibidos y mató decenas de personas.

“Assad acabó con las vidas de hombres, mujeres y niños inocentes”, subrayó Trump.

Los ataques estadounidenses tuvieron como blanco la base aérea de Shayrat, que está bajo control del gobierno, en la parte central de Siria, desde donde según funcionarios estadounidenses despegaron los aviones militares sirios que arrojaron los químicos. Los misiles estadounidenses dieron en su blanco a las 8:45 p.m., hora de Washington, 3:45 a.m. del viernes en Siria. Los misiles destruyeron las pistas de aterrizaje de la base, así como hangares, torre de control y áreas de municiones, señalaron funcionarios.

La televisión estatal siria reportó un ataque de misiles estadounidenses a varios objetivos militares y lo calificó como una “agresión”.

El sorpresivo ataque marcó un notable cambio de rumbo para Trump, quien cuando era candidato criticó que Estados Unidos se haya involucrado en la guerra civil siria, ahora en su séptimo año. Pero al parecer el presidente fue conmovido por las fotografías de niños muertos a causa del ataque químico, lo que calificó como “una deshonra para la humanidad” que cruzó “muchas líneas”.

Aproximadamente 60 misiles Tomahawk estadounidenses fueron disparados desde buques de guerra en el Mar Mediterráneo contra la base aérea.

Funcionarios estadounidenses creen que las armas químicas fueron lanzadas desde aeronaves del gobierno sirio con un agente neurotóxico, posiblemente gas sarín.

El presidente no anunció los ataques con antelación, aunque él y algunos funcionarios de seguridad nacional intensificaron sus advertencias al gobierno sirio durante todo el jueves.

“Pienso que lo que ocurrió en Siria es un crimen verdaderamente indignante y no debió ocurrir y no se debió permitir que ocurriera”, dijo Trump a reporteros en el avión presidencial Air Force One cuando se dirigía a Florida, donde sostendría una reunión con el presidente chino Xi Jinping.

El ataque estadounidense ocurrió mientras Trump estaba reunido con Xi tratando otro tema que es un dilema de seguridad para Estados Unidos: el programa nuclear de Corea del Norte. Las acciones de Trump en Siria podrían ser una señal de que el nuevo presidente no tiene miedo de tomar medidas militares unilaterales, incluso si naciones cruciales como China se interponen en el camino..

AP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.