Ecuador acusó a Israel de “exterminar al pueblo palestino como los nazis a los judíos”

El representante de Ecuador ante Naciones Unidas, Horacio Sevilla, dirigió la palabra durante la celebración del Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino en la Asamblea General de Naciones Unidas. Sevilla exigió “el inmediato establecimiento del Estado independiente de Palestina, que debe tener las fronteras anteriores a 1967, con Jerusalén Oriental como capital y con el fin de que coexista junto al Estado de Israel en condiciones de paz y seguridad”.

 Horacio Sevilla citó palabras de un discurso que pronunciara el presidente de Cuba, Fidel Castro, en la ONU en 1979: “Repudiamos con todas nuestras fuerzas la persecución y el genocidio que en su tiempo desató el nazismo contra el pueblo hebreo. Pero no puedo recordar nada más parecido en nuestra historia contemporánea que el desalojo, persecución y genocidio que hoy realizan el imperialismo y el sionismo contra el pueblo palestino“.

Desde 1977, este día se conmemora el 29 de noviembre de cada año, en el aniversario del día en que la Asamblea aprobó la Resolución 181, que establecía un estado árabe y uno judío en lo que en aquel momento era el Mandato Británico de Palestina.

El mundo judío ha rechazado el discurso de embajador ecuatoriano. El director de Relaciones Internacionales del Centro Simon Wiesenthal, Shimon Samuels, quien aseguró que Horacio “sostiene un prejuicio contra la autodeterminación y soberanía judía o sufre de una inadecuada educación en materia histórica”. El director ejecutivo del Congreso Judío Latinoamericano, Claudio Epelman, consideró que el hecho demuestra una ignorancia absoluta “de lo ocurrido en Alemania y la situación en Medio Oriente, además de herir la sensibilidad de los sobrevivientes del Holocausto y sus familias”.

Samuels y el representante para América Latina del Centro Simon Wiesenthal, Ariel Gelblung, escribieron una misiva al presidente Rafael Correa para expresarle su indignación e instarlo a “disculparse públicamente por la calumnia del Ecuador contra el pueblo judío”. Por su “revisionismo atroz, Sevilla debería ser expulsado del servicio diplomático”, añadieron.

En el comunicado, Samuels explicó que nunca ha habido un estado de Palestina y si los árabes del Mandato Británico, en 1947, hubieran aceptado la resolución de la partición de las Naciones Unidas, estarían acercándose a su 69* aniversario junto al Estado de Israel, la patria de 3.500 años del pueblo judío. Además, recordó: “860 mil judíos fueron posteriormente expulsados de los países árabes donde habían residido durante 2000 años. Sólo los palestinos fueron dejados como refugiados por sus compañeros anfitriones árabes con el fin de perpetuar el conflicto con Israel.”

Por su parte, Gelblung, agregó que: “La afirmación de Sevilla de que la situación palestina es el resultado de la parálisis de la ONU es un sinsentido frente a la coexistencia de múltiples agencias internacionales dedicadas íntegra y exclusivamente a la causa palestina, financiadas por la generosidad de la mayoría de los estados occidentales miembros”.

Nos sorprende que una persona que tiene tan alta responsabilidad como lo es la representación de su país ante el resto del mundo pueda emitir una declaración que banaliza una de las peores tragedias de la humanidad; en este sentido, sería oportuno que el embajador reflexione sobre sus dichos”, agregó Epelman.

El Congreso Judío Latinoamericano es una organización internacional que reúne a las comunidades hebreas de la región y actúa como su brazo diplomático ante gobiernos y organismos internacionales. Es la rama regional del Congreso Judío Mundial, que representa a comunidades judías de más de un centenar de países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *