Con megaprotesta, oposición desafía militarización de Nicolás Maduro

Desde hace 206 años, un día como hoy, se conmemora en Venezuela la Firma del Acta de la Independencia. Y la oposición escogió precisamente este feriado para convocar a lo que espera sea la más grande movilización contra la llamada revolución bolivariana.

Además de demostrar su descontento hacia el gobierno del presidente Nicolás Maduro, la masa opositora busca presionarlo en demanda de respeto a la separación de poderes en el país (exigiendo plenas competencias para la Asamblea Nacional) y la publicación de un cronograma electoral.

Se trata de la quinta convocatoria a la calle hecha por la oposición en los últimos 15 días, en los que ha sido víctima de una escalada represiva por parte de los cuerpos de seguridad del Estado –y bandas armadas auspiciadas por el Gobierno– que ha dejado a siete personas fallecidas, docenas de heridos y 538 detenciones.

Represión que se espera sea reafirmada hoy con la activación anoche del llamado ‘Plan Zamora’, que busca mantener el orden interno ante las supuestas amenazas de golpe de Estado, el cualo ha sido convocado “desde Washington”.

“Frente a este escenario he decidido activar el plan estratégico especial cívico militarpara garantizar el funcionamiento de nuestro país, su seguridad, el orden interno y la integración social”, dijo Maduro al señalar que se activará la “fase verde” del plan con “toda la estructura militar, policial y civil del Estado venezolano”, en defensa del orden interno contra ese plan golpista.

Un saldo que no parece desalentar a los opositores, por lo que el Gobierno aumentó la apuesta para la jornada de este miércoles y llamó también a sus seguidores a las calles del país “en defensa de la Constitución y la revolución”, como invocó el diputado y “hombre fuerte” del chavismo, Diosdado Cabello.

La convocatoria oficialista incluye a cientos de “milicianos” con los que el presidente Maduro desfiló este lunes y a quienes exhortó a salir en defensa del Gobierno si acaso ocurre un golpe de Estado. También a por lo menos 60.000 motorizados que, según Cabello, no permitirán a la oposición “entrar” al centro de Caracas.

Maduro también aseguró que el presidente del Parlamento, Julio Borges, debe ser procesado por llamar “al golpe de Estado”, pero a pesar de las amenazas, la oposición convocó a marchar desde 26 puntos de la capital venezolana, en su mayoría ubicados en zona del oeste, que el chavismo considera “intocables”.

Como en otras ocasiones, se espera que la ciudad amanezca fuertemente militarizada por sus entradas y salidas así como las estaciones de metro cerradas.

En su narrativa política de los últimos días, el chavismo ve en la convocatoria de hoy la semilla de una revuelta similar a la del 11 de abril del 2002, que terminó con 19 fallecidos y la deposición temporal del presidente Hugo Chávez. Sin embargo, desde la Mesa de la Unidad Democrática y diversos líderes de la oposición han dicho que la protesta pretende ser un elemento de presión adicional para un cambio de gobierno sin que ello implique un golpe militar.

“Esta no es la batalla final ni la ida a (palacio de Gobierno) Miraflores”, dijo el coordinador de la MUD, Ángel Oropeza.

El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, aclaró en un mensaje a la Fuerza Armada Nacional que no piden a los castrenses “que se levanten” contra el Gobierno sino respeto a la protesta que hasta ahora han repelido ferozmente.

Los cientos de ciudadanos armados en Venezuela que preocupan al mundo

Pero esta comunicación comunicación fue rechazada por Caracas, al considerarlo “una grosera injerencia” de su política interna.

Los cientos de ciudadanos armados en Venezuela que preocupan al mundo

En la conmemoración del séptimo aniversario de las Milicias Bolivarianas, el presidente Nicolás Maduro se rodeó de estas y de funcionarios militares para enviar un mensaje de fuerza y cohesión.

Foto:

Miguel Gutiérrez / EFE

AFP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *