• Home
  • /
  • Politica
  • /
  • Cómo creció y cayó Jorge Glas, el otro yo de Rafael Correa en los negocios oscuros de Odebrecht en Ecuador

Cómo creció y cayó Jorge Glas, el otro yo de Rafael Correa en los negocios oscuros de Odebrecht en Ecuador

Un padre violador que lo abandonó, un tío que lo formó y lo llevó a la TV, y una amistad íntima con el ex presidente, al que emulaba hasta en la voz y los gestos. La historia del vicepresidente ecuatoriano que cumple prisión preventiva acusado por asociación ilícita mientras lo investigan por decenas de casos de corrupción

Jorge Glas fue vice y aliado Rafael Correa, quien lo impuso como compañero de fórmula de Lenín Moreno, que le soltó la mano apenas llegó al gobierno.

Jorge Glas fue vice y aliado Rafael Correa, quien lo impuso como compañero de fórmula de Lenín Moreno, que le soltó la mano apenas llegó al gobierno.

A pocos sorprendió en Ecuador que el actual vicepresidente sin funciones, Jorge Glas, fuera acusado el jueves último por la Fiscalía de asociación ilícita relacionada con la trama de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht, aunque muchos piden que se lo procese por al menos otros cinco delitos, todos relacionados con corrupción en las áreas que el controló o supervisó por alrededor de 10 años en el gobierno de Rafael Correa.

Ya a inicios de año, el ex ministro de Hidrocarburos, Carlos Pareja Yannuzzelli, acusado de presuntos sobreprecios, delincuencia organizada y de integrar una red de corrupción en la petrolera estatal Petroecuador, aseguró que en esa empresa “no se hacía absolutamente nada que no haya tenido el visto bueno de Jorge Glas“. Y también afirmó que “Glas lideraba la red de corrupción en Ecuador”.

Según el ex legislador César Montúfar, quien ha presentado tres denuncias en la Fiscalía contra Jorge Glas, el vicepresidente debería ser también procesado por cohecho, peculado, lavado de activos, concusión y delincuencia organizada. A esos delitos, el presidente del Colegio de abogados de Pichincha, Ramiro García, añade el de testaferrismo.

El jueves pasado el Fiscal General de Ecuador, Carlos Baca Mancheno, aseguró que entre el 2012 y el 2016 Glas se benefició de $13,5 millones en sobornos pagados por Odebrecht para la adjudicación de cinco contratos. Su tío, Ricardo Rivera, habría actuado como intermediario para solicitar y recibir esos pagos.

José Conceição Santos, quien fue el principal apoderado de la constructora Odebrecht en Ecuador, ha afirmado que “Glas y Rivera eran hermanos siameses, comían del mismo plato”.

La última semana de septiembre, Conceição Santos aseguró que Glas tenía conocimiento de los pagos de coimas. “Nunca he tenido acceso privilegiado a un vicepresidente de la República en su ambiente de trabajo”, dijo. “Le pedí reunirnos en un sitio más seguro, pero él se sentía protegido en la Vicepresidencia…Prendía un radio, subía el volumen y escribía en la tablet de él: ¿Cómo van los pagos?“.

 Le pedí reunirnos en un sitio más seguro, pero él se sentía protegido en la Vicepresidencia…Prendía un radio, subía el volumen y escribía en la tablet de él: ¿Cómo van los pagos?.

De acuerdo con la Fiscalía, en el país andino se habría establecido a favor de Glas un “peaje” de entre el 1% y el 1,3% de todos los contratos que mantenía Odebrecht en Ecuador.

Hasta el 2006, Glas -de quien el ex presidente Correa dice que no solo que no roba sino que no deja robar- era casi desconocido en su país, salvo por un programa de entrevistas que mantenía en un canal de televisión de su tío, Ricardo Rivera, en el cual fue socio o gerente.

Sin embargo, durante los 10 años en los que gobernó Rafael Correa y pese a su bajo perfil público y a ser también un desconocido en el ámbito político, Glas ejerció un papel clave en el manejo de los sectores considerados estratégicos: electricidad, petróleo, minería y telecomunicaciones, que son justamente en donde más han saltado los escándalos de corrupción de la era Correa, muchos de ellos ligados a la brasileña Odebrecht.

Jorge Glas fue la mano derecha de total confianza del ex presidente Rafael Correa.

Jorge Glas fue la mano derecha de total confianza del ex presidente Rafael Correa.

Glas tiene prisión preventiva desde el 2 de octubre y ha afirmado ser víctima de un “linchamiento mediático” y de un complot político montado por Odebrecht en venganza por su expulsión del país, en el 2008, por fallas detectadas en una central hidroeléctrica.

Ya en septiembre, el Fiscal Baca Mancheno dijo tener datos que confirmarían “de manera inequívoca” una potencial participación de Glas y Rivera en la compleja red de corrupción de la empresa brasileña, que en Ecuador repartió sobornos por más de $40 millones para asegurar diversos contratos con el Estado, entre ellos proyectos hidroeléctricos y petroleros. De ese monto, $35,5 millones se habrían entregado a través de transferencias internacionales y el resto en efectivo.

Coimas, peajes, pagos preventivos

El mecanismo para conseguir los contratos era la alteración de las condiciones contractuales, las bases de licitación y la neutralización del control por parte de la Contraloría. El ex contralor Carlos Pólit, actual prófugo de la justicia, también fue acusado por el Fiscal Baca Mancheno.
La constructora brasileña, de acuerdo con el Fiscal General, se aseguraba los contratos en Ecuador accediendo a los pliegos de licitaciones y documentos internos para los contratos, cambiando las bases de los concursos a su conveniencia para presentar la oferta más baja en precios; daba coimas a los funcionarios a cargo de las licitaciones o que dirigían los proyectos; pagaba el peaje para continuar operando en el país y hacía los denominados “pagos preventivos” al ex contralor Pólit para que emita informes limpios.

Correa no se ha cansado de poner las manos en el fuego por Glas, al punto de que el pasado jueves en su cuenta de Twitter aseguró “Pactaron con la empresa (Odebrecht) para involucrar sin pruebas al vicepresidente, y así apoderarse de la Vicepresidencia de la República del Ecuador. ¡Algún día tendrán que responder!”.

Jorge Glas hablaba con el tono y la voz de Rafael Correa. Por radio, muchos dudaban de quién era el que estaba hablando.

Jorge Glas hablaba con el tono y la voz de Rafael Correa. Por radio, muchos dudaban de quién era el que estaba hablando.

¿Cómo llegó Glas a tener tanta cercanía con Correa y tanto poder en su gobierno?: “Glas entrevistó en su programa a Correa y parece que de ahí nació una gran identificación entre los dos. El entró al Gobierno de la mano del propio Correa, ni siquiera los padres del proyecto político, Alberto Acosta y Gustavo Larrea, lo identificaban bien”, dice Martha Roldós, ex candidata presidencial e hija del ex presidente Jaime Roldós Aguilera.

Glas y Correa tienen varias cosas en común: ambos son guayaquileños, los dos son boy scouts, sus madres –las dos tienen por nombre Norma- estudiaron en el mismo Colegio; los dos tuvieron complejas relaciones con sus padres: el padre de Correa fue mula de narcotráfico, el padre de Glas violó y embarazó a una niña de 14 años en una escuela privada de un barrio periférico de Guayaquil, en donde él era su director.

La empatía entre los dos llegó a tal nivel que Glas era considerado en el país como una copia de Correa; incluso cuando reemplazaba a éste en los informes laborales semanales utilizaba el mismo tono de voz, las mismas frases, los mismos chistes y la misma forma de reclamar a quien le disgustaba, por lo que quienes lo oían por radio dudaban si era Glas o Correa el que estaba hablando. Y en la vicepresidencia llegó a ser la mano derecha de Correa, su brazo ejecutor, dicen algunos.

 Glas era considerado en el país como una copia de Correa; quienes lo oían por radio dudaban si era Glas o Correa el que estaba hablando

En el 2007, Glas asumió el cargo de presidente del directorio del denominado Fondo de Solidaridad, encargado de coordinar las empresas eléctricas y telefónicas del país; en el 2009, fue nombrado Ministro Coordinador de los Sectores Estratégicos; en el 2013 asumió el cargo de Vicepresidente del Gobierno de Correa y por disposición del presidente siguió encargado de los sectores estratégicos.

Correa expulsó a Odebrecht en el 2008 por graves fallas en la central Hidroeléctrica San Francisco, pero en el 2010 permitió su retorno.
Para Roldós, es obvio que quien negoció el retorno de Odebrecht al país fue Correa, él conversó con el entonces presidente Luiz Inacio Lula Da Silva, con la mediación del venezolano Hugo Chávez.

“Glas siempre fue el brazo ejecutor de Correa, por eso él pone las manos en el fuego por su vicepresidente”, asegura Roldós.

Glas era el candidato de Correa para reemplazarlo en la Presidencia; sin embargo, la resistencia que generaba en el país y en el propio partido de Gobierno, obligó al entonces primer mandatario a dejar de lado su intención, aunque finalmente lo impuso como candidato vicepresidencial en el binomio del actual presidente ecuatoriano, Lenín Moreno.

Otros tiempos: Correa, Moreno y Glas, durante la última campaña presidencial (AP)

Otros tiempos: Correa, Moreno y Glas, durante la última campaña presidencial (AP)

El escándalo no ha sido lejano a Glas. A pesar de que desde el inicio de su gestión firmaba como ingeniero, recién obtuvo su título de ingeniero eléctrico, con especialidad en electrónica, en el 2008 y en diciembre del 2012 se hizo público que su tesis de grado tenía extensos pasajes copiados textualmente de tesis y monografías de otros autores y de páginas web.

El entonces legislador Jorge Escala presentó una denuncia acompañada de más de 50 páginas de la tesis de Glas, que supuestamente habría plagiado de “El rincón del vago” y “Monografias.com”. La denuncia ya había sido presentada también por otro legislador en la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional, entonces controlada por el partido de Gobierno.

 A pesar de que desde el inicio de su gestión firmaba como ingeniero, Glas recién obtuvo su título en 2008 y se hizo público que su tesis de grado tenía extensos pasajes copiados de otros autores y de páginas web.

Según Escala, al menos un 50% de la tesis de Glas era producto de un plagio, incluidas las conclusiones.

“Las pruebas son claras”, dice Escala. “hablamos de 53 páginas completas: Todo el capítulo I de 20 páginas textuales copiadas, capítulo II de 13 páginas y parte del capítulo II de las conclusiones 28 páginas plagiadas”.

Glas, sin embargo, defendiéndose de esa acusación, aseguró que “la tesis fue sobre una red de telecomunicaciones, lo que llaman plagio es el marco teórico que toma como fuente otras tesis académicas”, dijo en su cuenta de twitter en el 2013. “La tesis no fue el marco teórico, fue la implementación de una red de transmisión de datos inalámbrica!”.

Pero las citas de las otras tesis y de las páginas web no aparecen en el documento académico presentado por Glas.

Glas es hechura de su tío Ricardo y de la mano de él fue escalando posiciones de manera impresionante en el Gobierno de Correa, asegura Martha Roldós.

Rivera también trabajó en el gobierno de Correa: en marzo del 2007 fue superintendente de Telecomunicaciones, pese a ser concesionario de frecuencias de televisión satelital.

Ricardo Rivera Aráuz, de acuerdo con los documentos que se han presentado en el proceso de asociación ilícita, era un hombre poderoso: negociaba proyectos estratégicos y potenciales contratos sobre todo en telecomunicaciones y minería.

Jorge Glas y Lenín Moreno. La dupla presidencial se rompió apenas comenzaron a avanzar las causas por corrupción contra Glas en la Justicia.

Jorge Glas y Lenín Moreno. La dupla presidencial se rompió apenas comenzaron a avanzar las causas por corrupción contra Glas en la Justicia.

Un ex empleado de confianza de Rivera, actual testigo protegido de la Fiscalía, ha dicho que en varias ocasiones aseguraba que Glas y él eran la misma persona y “que él era el tercer hombre más poderoso de Ecuador”.
José Conceição Santos ya afirmó en meses pasados que Rivera era quien intermediaba en los negocios de los sectores estratégicos para Glas.

En el 2011, Rivera se habría presentado ante Conceição Santos como un intermediario de Glas y tras dicha reunión se habrían acordado los “peajes”.
En una asistencia penal de Estados Unidos se detallan las transferencias hechas desde la Unidad de Sobornos de Odebrecht al tío de Glas. En una grabación de una conversación entre Rivera y Conceição Santos, el tío de Glas solicita dinero para la campaña de “vidrio”, y según el Fiscal, el propio Rivera identificó a Glas con el sobrenombe de “vidrio” (en inglés, “glass”) cuando dio su versión voluntaria dentro del proceso, aunque negó que se haya pedido dinero para la campaña electoral.

De acuerdo con la documentación de la Fiscalía de Ecuador, Rivera habría recibidogratificaciones de USD 8 millones en efectivo a través de la empresa Diacelec y de USD 5,8 millones gracias a transferencias Bancarias a la Empresa Glory International Industry, domiciliadas en las islas Marshall.

El periodista y activista Fernando Villavicencio quien ha destapado, antes que cualquier autoridad oficial, los grandes escándalos de corrupción en el país, sobre todo los relacionados con el sector petrolero, sostiene que los perjuicios para el país ocasionados por la corrupción en los sectores estratégicos serían de, al menos, USD 60.000 millones.

La cifra incluye no solo las coimas que habrían recibido altos funcionarios y otros de más bajo rango sino sobreprecios en obras, firma de contratos que lesionan los intereses nacionales, inoperancia de obras, obsolescencia de equipos, entre otros.

Círculo cerrado y blindaje legal

Villavicencio afirma que Glas se rodeó de un círculo muy cerrado, que incluía a un importante bufete de abogados local y a varios funcionarios del Gobierno de Correa, que habían sido también funcionarios del Gobierno del ex presidente Lucio Gutiérrez, que fueron rotando en diferentes puestos pero siempre controlando al más alto nivel los sectores estratégicos y estrechando relaciones para los proyectos que realizaba el país con China, sobre todo en el sector petrolero.

La trama de corrupción también incluyó, según Villavicencio, un blindaje legal, a través de un complejo andamiaje jurídico, y el amedrentamiento a los medios de comunicación para que no investiguen ni denuncien lo que pasaba: “Se apropiaron de medios de comunicación de forma ilegal y se armó una estructura legal que incluía la Superintendencia de Comunicaciones para imprimir un régimen de miedo y terror. Nada fue fortuito todo fue creado para crear los grandes delitos”.

“El correísmo montó toda una estructura jurídica dedicada a delinquir. Se crearon o aplicaron, según el caso, figuras tales como declaratoria de emergencia (eran emergencias ficticias), alianzas estratégicas y giro específico del negocio, para obviar controles y asegurar y controlar los contratos. Los corruptos no descuidaron un detalle, tuvieron empresas internacionales que trabajaron con ellos”, dice Villavicencio.

 El correísmo montó toda una estructura jurídica dedicada a delinquir

Roldós, Montúfar y Villavicencio sostienen que Correa también debe ser procesado.

La impresión que tenemos muchos es que en el momento en que caiga Glas, atrás caerá Correa. Es muy difícil pensar que Glas haya estado en esto solo. Hay dos delaciones adicionales en Brasil, de Fabio Gandolfo y Fernando Fernández Bessa que implican a Correa”, aegura Roldós.
Para Villavicencio, mientras tanto, Glas y Correa son tornillos de una maquinaria internacional de corrupción, en donde estarían involucrados los países que conforman el grupo de los denominados BRICS, especialmente China y Rusia.

Vía:   Infobae