Código Ambiental reconoce a los animales como sujetos de derecho

En Ecuador los animales son sujetos de derecho. El reconocimiento consta en el primer capítulo del Código Orgánico del Ambiente (COA) aprobado en la Asamblea Nacional.

La normativa plantea prohibiciones: provocarles maltrato, daño, muerte, abandono, hacinamiento, aislamiento, envenenamiento, publicación de material que promueva la violencia y la zoofilia.

Blanca Argüello, del colectivo Amigos Peludos, considera que el COA es un logro para los que no tienen voz. Ella sostiene que la prohibición de la zoofilia es un elemento importante pues en el país se han registrado varios casos.

De acuerdo con el COA, ya no puede donarse animales de compañía en calidad de premio, recompensa o reclamo publicitario; su entrega o captura para laboratorios o clínicas para experimentación.

También está vetada la explotación de animales destinados al trabajo; la crianza, tenencia o comercialización de fauna silvestre exótica o nativa y de sus partes constitutivas (colmillos, piel y garras).

Queda prohibida la utilización en espectáculos circenses, fines industriales o experimentación y la vivisección de especies en los planteles educativos. El docente Juan Carlos Huertas recuerda que cuando cursaba sus estudios secundarios su profesor de Ciencias Naturales pidió a todos los alumnos traer un animal pequeño para practicar una disección y aprender el funcionamiento fisiológico de un organismo.

“Algunos llevamos conejos pequeños, los dormimos con formol y con un bisturí el profesor abrió toda la parte frontal del animal”. Al respecto, el Ministerio de Educación informó que esta práctica ya no se realiza desde hace 10 años en ningún nivel de formación.

Sanciones

En los casos de abandono, maltrato o utilización de los animales domésticos para otros fines, la sanción será el retiro de las especies para ponerlas bajo protección.

El infractor deberá prestar servicio comunitario hasta por 500 horas. Las multas económicas las impondrán los municipios.

La ley indica que será obligatorio que los infractores cubran la totalidad de los gastos derivados de la atención veterinaria, alimentación y mantenimiento en caso de que un animal necesite recuperación médica.

En cuanto al valor de las multas, el COA plantea algunos parámetros generales, como tener en cuenta la situación económica del infractor. Esto se realizaría con base en la última declaración del Impuesto a la Renta y la gravedad del daño ambiental. Las multas van desde los $ 366 hasta los $ 73.200

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *