Chavistas y opositores luchan por Isla Margarita en Venezuela

La isla de Margarita, en Venezuela, es en este momento una porción de tierra rodeada de conflictos políticos por todas partes.

Desde el viernes pasado, el estado Nueva Esparta, destino turístico reconocido mundialmente por sus hermosas playas y vibrante actividad comercial, se ha convertido en un campo de batalla entre chavistas y opositores.

Cinco días después de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, sufrió un cacerolazo en sus propias narices mientras recorría el humilde barrio de Villa Rosa, el gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, denunció que bandas armadas del oficialismo trataron de impedir que se bajara del avión que lo trasladaba desde Caracas.

“¡Maduro me mandó grupos armados al aeropuerto en Margarita; sitiados pasajeros, niños, todos!”, expresó Capriles el miércoles a través de su cuenta en Twitter. El dirigente de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) también envió un mensaje a los embajadores de los gobiernos que participarán en la Cumbre de los No Alineados, por celebrarse la próxima semana en este mismo estado, destacando que el mandatario permitía que grupos violentos asaltaran el terminal aéreo. (Lea un análisis sobre la radicalización política por la que ha optado el chavismo en Venezuela)

Al final, la sangre no llegó al río y Capriles Radonski pudo continuar con su agenda, no sin antes advertir que el presidente venezolano “está llevando al país a una situación límite y muy peligrosa. Lo que hoy hacen mañana el pueblo se lo hará a ellos”.

Presión interna

“Creo que este hecho guarda relación con el cacerolazo de Villa Rosa”, opina el profesor Óscar Vallés, jefe del Departamento de Estudios Políticos de la Universidad Metropolitana de Caracas.

El catedrático sostiene que la cúpula del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en Nueva Esparta, con el gobernador Carlos Mata Figueroa al frente, “debe estar sometida a una fuerte presión interna”, luego de la protesta que sorprendió a Maduro.

Vallés apunta que el PSUV en Margarita ahora “debe mostrar las garras para probar su valor” y ratificar al mundo que la isla “sigue siendo más chavista que Chávez”.

Bajo esa premisa, la visita del líder opositor les sirvió como excusa para marcar territorio y ratificar su apoyo a Maduro. (Además: Tras éxito de marcha, la oposición anticipa la agenda del revocatorio)

Sin embargo, el académico cree que este episodio ha podido ser utilizado por Capriles Radonski para “estar en la palestra” y responder a sus competidores en la MUD.

“Capriles Radonski observa que se debilita su posición como candidato ‘indiscutible’ de la oposición y aprovecha esto para tener la mayor visibilidad posible”, sostiene Vallés, quien subraya que este tipo de incidentes, que incluyen agresiones contra adversarios del Gobierno, ya se han vuelto una “costumbre” en la política venezolana.

Cambian armas por electrodomésticos

El Gobierno de Venezuela destruyó este jueves 561 armas de fuego, tras un operativo de desarme voluntario en Caracas en el que hornos microondas, televisores, lavadoras y otros electrodomésticos fueron entregados a cambio.

Los operativos de desarme fueron lanzados este mes por el ministro del Interior y Justicia, general Néstor Reverol.

Vía eltiempo.com.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *