Adulteración de carnes en Brasil destapa nuevo caso de corrupción

El Gobierno de Brasil intentó este domingo disminuir tensiones luego de que la Policía Federal destapó y desarticuló el viernes una mafia de adulteración de carnes, en operación en la que se detuvo a una treintena de agentes públicos y directivos de empresas implicados.

Sus prácticas incluían el uso de químicos para mejorar el aspecto de la carne, la alteración de las fechas de validez o la introducción de alimentos no adecuados para el consumo en la elaboración de embutidos, entre otras irregularidades.

“Todas las evaluaciones hechas desde que surgieron las denuncias comprueban que no existe riesgo sanitario”, dijo el secretario del Departamento de Defensa Agropecuaria del Ministerio de Agricultura, Luiz Eduardo Pacifici Rangel. Pese a ello, el Ministerio de Agricultura tuvo que reforzar este fin de semana los controles e inspecciones a empresas alimenticias, así como a supermercados y cámaras frigoríficas como prevención.

De igual manera, fiscales de sanidad alimentaria recorrieron las instalaciones de una treintena de empresas que son blanco de la investigación policial, y al menos tres procesadoras de carnes fueron clausuradas el sábado, al no ajustarse a las normas de sanidad vigentes.

Según Pacifici Rangel, las investigaciones hechas en los últimos tres días deben “preocupar” al Gobierno, pues, si bien los hechos “son puntuales”, comprueban “inaceptables prácticas corruptas“.

De otro lado, la Policía Federal informó que en las irregularidades están implicados agentes públicos y directivos de una treintena de empresas que adulteraban carnes ya vencidas.

Mientras tanto, el frigorífico brasileño BRF, una de las grandes empresas implicadas en el escándalo, negó este domingo que operarios de sus plantas hubiesen puesto cartón en sus productos y atribuyó la versión a un “gran malentendido en el audio captado por la Policía Federal”, mediante un comunicado publicado en la página web de la empresa.

Estas explicaciones se dan porque el informe policial cita una conversación en la que un empleado de la firma dice: “El problema también es colocar cartón ahí dentro en el CMS –materia prima de los embutidos–”.

Brasil es el mayor exportador mundial de carne bovina y de pollo, el cuarto en el segmento de cerdos, y las ventas externas de esos tres sectores representaron el año pasado el 7,2 por ciento de ese comercio, unos 11.600 millones de dólares.

AFP Y EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *