Colombia avanza hacia una paz amplia tras el anuncio del Gobierno de que comenzará la fase pública de diálogos con la guerrilla del ELN en Quito. Y esto ha generado muchas expectativas, tanto en Ecuador como fuera de él.

El ministro del Interior colombiano, Juan Fernando Cristo, fue la única voz del Gobierno que se pronunció ayer sobre el inicio de la fase pública con el ELN, con la que dijo que se abre la puerta a una “paz completa” en el país. “El Gobierno, desde hace meses, ha insistido en que el ELN debe renunciar al secuestro y con las recientes liberaciones y las que estamos esperando, se demuestra la voluntad de avanzar “, declaró Cristo.

El ELN se comprometió a liberar a dos personas antes del 27 de octubre, fecha en que comenzarán los diálogos de paz en Quito.

Sobre esas negociaciones, el analista de la fundación Paz y Reconciliación, especializada en el conflicto armado, León Valencia señaló que existe una menor unanimidad acerca de la paz entre los miembros del ELN que entre los de las FARC.

Argumentó que “hay muchas críticas y opiniones muy distintas” en el seno de la segunda guerrilla por tamaño de Colombia. “Aquí pueden presentarse disidencias más grandes”, señaló Valencia, para quien la principal preocupación es Gustavo Aníbal Giraldo Quinchía, alias ‘Pablito’, hombre fuerte de la guerrilla en el departamento de Arauca, su gran bastión.

En respuesta al anuncio hecho el lunes, también se pronunció la Universidad Nacional de Colombia, cuyo Centro de Pensamiento y Seguimiento a los Diálogos de Paz se ofreció para acompañar las negociaciones entre el Gobierno y el ELN.

“Reiteramos nuestra voluntad de acompañar este proceso de conversaciones y apoyar en lo que se considere pertinente, por parte de las dos delegaciones”, señaló la Universidad Nacional en un comunicado.

En Ecuador

En la frontera norte, la presencia del Ejército y la Policía es “permanente”, asegura el alcalde de Lago Agrio (Sucumbíos), Vinicio Vega (PSP), pero afirma que más allá de trabajar en un reforzamiento en la seguridad -que es importante-, la cultura de paz también se construye con un apoyo al fortalecimiento agrícola, productivo y el desarrollo económico.

Lo dijo a propósito de los riesgos a la seguridad que implicaría la firma de la paz entre Colombia y las FARC, y el inicio de las negociaciones con el ELN.

Vega también recordó la necesidad de que se cumpla el artículo 249 de la Constitución, que señala que los cantones cuyos territorios se encuentren total o parcialmente dentro de una franja fronteriza de 40 kilómetros recibirán atención preferencial para afianzar una cultura de paz y el desarrollo.

Después del inicio de los diálogos con el ELN, se alista un encuentro para el 8 de diciembre en Lago Agrio entre los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Colombia, Juan Manuel Santos.

Las gestiones de las autoridades de la frontera para que los mandatarios se reúnan en Sucumbíos vienen desde mayo de 2014. “Los encuentros binacionales deben realizarse en la frontera; los problemas que tenemos en la frontera; Sucumbíos en Ecuador, y Putumayo, en Colombia, no se solucionan en Quito o en Bogotá”, criticó el Acalde.

Daniel Pontón, especialista en seguridad, dice que la política con Colombia debe tener el compromiso de marcar una agenda de desarrollo fronterizo.

EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *