1200 Servidores Judiciales se capacitarán sobre el sistema de vigilancia electrónica

Cerca de 200 personas tienen arresto domiciliario en el país dentro del sistema penitenciario y para que cumplan su pena son vigiladas, cada una, por tres policías lo cual implica un gasto en recursos humanos y económicos para el Estado, sin embargo, esto cambiará con la implementación de los brazaletes electrónicos.

Para la correcta aplicación de este mecanismo tecnológico, el Presidente del Consejo de la Judicatura (CJ), Gustavo Jalkh, y la ministra de Justicia, Ledy Zúñiga, firmaron un convenio de cooperación con el fin de capacitar a los servidores judiciales en el uso y funcionamiento de los mencionados dispositivos.

El titular de la Judicatura consideró que los brazaletes electrónicos “son medios para asegurar la comparecencia de un procesado a juicio, para proteger a la víctima de un agresor potencial o real y para que funcione un sistema de justicia en el máximo desarrollo de la protección de garantías constitucionales”.

Asimismo, explicó que la Escuela de la Función Judicial (EFJ), con el material académico respectivo, emprenderá en los próximos días la preparación de aproximadamente 1200 personas, entre jueces (de Garantías Penales y Penitenciarias; de Violencia Intrafamiliar, Multicompetentes), secretarios, fiscales y defensores públicos.

“Se trata de una capacitación enfocada en el marco legal de cuándo procede el uso de esta tecnología y cuándo es obligatorio y facultativo para el juez otorgarla; de acuerdo a qué condiciones se debería permitir su uso; y cuál es el nivel de coordinación operativa que se debe mantener con los equipos del Ministerio de Justicia, que opera el sistema”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *